El Juzgado Federal Nº 2 de Tucumán, dictó siete nuevos procesamientos en los que se investigan las actividades ilícitas desarrolladas por el llamado “Clan Ale”, el grupo vinculado al secuestro y desaparición de Marita Verón. 

La resolución fue adoptada luego de una investigación reservada, que se inició en el mes de febrero. En el marco de esa causa se receptaron testimonios, se llevaron adelante diversas escuchas telefónicas y finalmente -en fecha 3 de Octubre- se realizaron 45 allanamientos simultáneos en la ciudad de San Miguel de Tucumán, como así también en ciudades del interior de la provincia y en fincas rurales.  

Se secuestraron armas de fuego sin la correspondiente documentación respaldatoria.

Los considerandos del procesamiento dan cuenta de la existencia de una Asociación Ilícita, liderada por Adolfo Ángel Ale, quien está procesado el 20 de diciembre de 2013 por Lavado de Activos.

El Juez Fernando Luis Poviñas señala que “…luego de hacer una descripción de ambas declaraciones del testigo, emergieron serios indicios que confirmarían que Adolfo Ángel Ale co-ejerce junto a su hermano Rubén Eduardo Ale, el mando de la asociación, como así también el surgimiento de otras personas que antes eran desconocidas, como Carlos Rolando Ocampos alias “Ututo”, César Marcelo Manca alias “Mono” o “Monito”, Enrique Chanampa, Ernesto Santos Catulo y Hernán Horacio Lazarte alias “Memo”, respecto de quienes se infiere su posible integración al grupo criminal y su activa y contemporánea intervención en las conductas delictivas antes mencionadas”.

Asimismo, se destaca el secuestro de armas de fuego sin la correspondiente documentación respaldatoria, siendo que en el año 2013 el RENAR revocó los permisos de tenencia e intimó a Adolfo Ángel Ale a entregar el material en su poder y respecto de las cuales Poviña destacó que “podrían ser utilizadas a fin de realizar los distintos planes delictivos objeto de la asociación ilícita”.

En cuanto a los demás imputados, Carlos Rolando Ocampos, César Marcelo Manca, Ernesto Santos Catulo, Hernán Horacio Lazarte, fueron procesados por formar parte de la asociación ilícita, mientras que Enrique Lorenzo Chanampa y José Augusto lucero fueron procesados por formar parte de la asociación ilícita el primero y por la comercialización de estupefacientes (Ley Nº 23.737, art. 5 inciso “c”) ambos.