Por el confuso episodio que derivó en un tiroteo con los custodios del fiscal Carlos Stornelli, procesaron con prisión preventiva a siete de los colombianos imputados en la causa. Así lo dispuso la jueza María Rita Acosta.

Los siete están acusados de los delitos de robo agravado en grado de tentativa por el uso de arma cuya aptitud para el disparo no puede tenerse por acreditado y en poblado y en banda y por resistencia a la autoridad.

De los siete detenidos, seis tienen antecedentes penales y, entre los prontuarios más "pesados" figura el de Carlos Enrique Bernal Valenzuela, que está en el país desde 2012 pero no tiene ingreso registrado y en Colombia fue condenado en noviembre de 2011 a 22 años de prisión por homicidio. Bernal Valenzuela también tiene en el país una causa por portación de arma de uso civil que está radicada en el Tribunal Oral Criminal 23.

De los siete detenidos, seis tienen antecedentes penales

Otro de los atacantes de Stornelli es Jesús Alberto Silva Moyano, que ingresó a la Argentina el 17 de octubre pasado por el puente internacional Tancredo Neves en la triple frontera de Foz de Iguazú.

Silva Moyano tiene cuatro condenas en Colombia entre 2003 y 2009 por hechos de hurto y robo con una pena unificada de cinco años de prisión. 

El mes pasado, la custodia de Stornelli se enfrentó a tiros con una docena de delincuentes que circulaban por la autopista Arturo Illia en tres autos y dos motos. Los policías, que viajaban en dos autos del Poder Judicial, les dispararon a los delincuentes y lograron detener a siete de ellos, colombianos.

Tras el violento episodio, Berni volvió a pedir la modificación del Código Procesal Penal, cuyo punto más polémico establece la posibilidad de expulsar del país a los extranjeros descubiertos en flagrancia de un delito.