Esperaban un millón de personas y para eso contaron con el apoyo de periodistas de medios como Clarín o La Nación. Sin embargo, el cacerolazo convocado desde hace un mes bajo el título de #13N, terminó trocando en un #13NSuspendido.

Solo algunos pocos fieles a la causa de la cacerola igualmente dijeron presente en Plaza de Mayo y algunas esquinas de Buenos Aires, donde se agitaron y dieron fuerzas con cánticos contra Cristina Fernández y otros funcionarios del gobierno.

En la plaza frente a Casa Rosada, el abogado Daniel Sabsay (que saltó a la fama tras pedir a los gritos que Cristina mostrara su título de abogada) se hizo presente pero estuvo unos pocos minutos, ante el fracaso de la convocatoria.

En tanto, en las redes sociales los usuarios se rieron del fracaso y dijeron lo suyo.