Un albañil de 59 años fue asesinado a mazazos en la localidad platense de Ringuelet y por el crimen quedó detenida su pareja, quien en un primer momento dijo a los investigadores que su marido había sido asesinado por un delincuente, pero luego confesó y dijo que lo había matado porque la maltrataba.

Fuentes policiales dijeron que la víctima fatal fue identificada como Luis Barría (59), cuyo cadáver fue hallado en una casa de las calles 131, entre 517 y 518, de Ringuelet, donde también fue detenida su pareja, María Belén Di Benedetto (22).

Según los investigadores, todo comenzó cerca de las tres de esta madrugada cuando una mujer llamó al servicio de emergencias 911 para alertar que su casa se estaba incendiando y que su pareja se encontraba durmiendo dentro.

La mujer había llamado al 911 para alertar que su casa se estaba incendiando y que su pareja se encontraba durmiendo dentro. Pero luego confesó.

Minutos después, personal de la Jefatura Distrital La Plata encontró a Barría muerto en la cama con su cabeza ensangrentada y confirmó que no había rastros de incendio.

Do Benedetto primero dijo a los pesquisas que habían ingresado a la casa ladrones, pero luego se quebró y confesó haber asesinado a su pareja con una maza que el hombre utilizaba para su trabajo.

Los investigadores averiguaron que la pareja pasaba por “un mal momento” y que la víctima “estaba peleada con la familia de la mujer”.
Interviene la fiscal platense Ana Medina, mientras que la autora del crimen fue llevada a la DDI local.