Un nuevo brote de sarampión en Estados Unidos ya sumó más de 100 casos y puso en alerta a todo el siestama sanitario del país. La epidemia comenzó en Florida, más precisamente en Disney y ya hay países que recomiendan no viajar a norteamérica.

Tanto es así, que el presidente Barack Obama llamó a la población a vacunar a sus hijos. Explicó que quienes no reciben la inmunización pueden representar un riesgo para otros y criticó a los movimientos antivacunas. “Los datos científicos son bastante indiscutibles”, dijo.

De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, aunque la enfermedad había sido declarada erradicada en el 2000, en el 2014 fueron diagnosticados 644 casos de sarampión en 27 estados del país.