El PRO cerró ayer en Santa Fe un nuevo pacto distrital con el radicalismo, dentro la estrategia nacional que busca doblegar las resistencias de la conducción partidaria de la UCR y forzar un acuerdo "desde abajo hacia arriba" en cada provincia, dentro del compás de espera que termina el 14 de marzo próximo, cuando el partido radical reúna a su convención partidaria y defina orgánicamente su posición frente a la alianza que cerraron el PRO y la Coalición Cívica a partir del acuerdo entre Mauricio Macri y Elisa Carrió de dirimir una candidatura presidencial en las internas, reflejó Tiempo Argentino.

Esta vez el escenario elegido para afianzar ese despliegue fue Rosario, donde el jefe de gobierno y precandidato presidencial del PRO oficializó que la dupla encabezada por el humorista Miguel Del Sel estará acompañada por el concejal radical Jorge Boasso.

Ambos integrarán la fórmula elegida por macristas y radicales para disputar la gobernación provincial el próximo 14 de junio, dentro de una contienda electoral que se concretará cuatro meses antes de las elecciones nacionales de octubre y que tendrá sus Primarias, Abiertas, Obligatorias y Simultáneas el 19 de abril.

El lanzamiento de la fórmula Del Sel–Boasso fue anunciada ayer por Macri desde Rosario, un bastión histórico del socialismo santafesino, tradicionalmente refractario al PRO y gobernado desde hace años por el Frente Progresista y Popular, el espacio liderado por socialistas y radicales que sostiene a la administración provincial de Hugo Bonfatti. Rosario, la ciudad más importante de la provincia, tiene desde ayer al jefe del bloque de concejales radicales como aspirante a vicegobernador de una alianza que será encabezada por el macrismo através del humorista Del Sel. El desembarco del PRO en Rosario, de la mano de un radical cercano al macrismo, sucede cuando todavía no se cumplió una semana de la alianza que selló el PRO con la diputada nacional Elisa Carrió para competir en las PASO nacionales de agosto. Ocurre también a pocos días de la rúbrica de otro acuerdo, cerrado el lunes pasado en Neuquén con el radical Horacio "Pechi" Quiroga, que será acompañado por Leandro López, un concejal de la capital neuquina que reporta al armado provincial del PRO.

En Neuquén, el calendario electoral esta desdoblado de las votaciones nacionales, tal como ocurre en Santa Fe y en la Ciudad de Buenos Aires. En ese cronograma de desdoblamientos, Neuquén será la primera provincia en elegir gobernador. El llamado neuquino para visitar las urnas está fijado para el 26 de abril, el mismo día previsto por Macri para concretar las PASO porteñas en la capital. Ambas fechas sucederán una semana después del 19 de abril, domingo elegido en Santa Fe para concretar sus primarias provinciales.

Dentro de ese esquema, las PASO santafesinas están previstas para el 19 de abril, pero los candidatos macristas y radicales no disputarán internas con listas diferenciadas, ya que la formula Del Sel–Boasso fue precisamente cerrada ayer mediante una alianza que ya tiene los puestos definidos, aunque todavía no estableció la lista de candidatos que buscarán entrar a la Legislatura Provincial.

Antes de las elecciones provinciales neuquinas del 26 de abril y de las primarias de Santa Fe, previstas para el 19, la atención de estos movimientos provinciales están concentrados en la convención nacional del radicalismo que se reunirá el 14 de marzo.

"Cada uno tiene que ir en su frente con su fórmula propia, esto es lo que hemos acordado con la doctora (Elisa) Carrió en esta primera etapa", explicó el alcalde porteño luego de que Boasso dijera, en tono de pronóstico, que "la mayor parte del radicalismo del país va a confluir en agosto con Mauricio Macri presidente. Ojalá que Ernesto Sanz sea su compañero de fórmula", blanqueó Boasso. Con el ofrecimiento nuevamente oficializado desde Rosario, Macri se tomó pocas horas en recoger el guante: "Veremos si hay esta vocación que ha manifestado Jorge Boasso, y de todos esos dirigentes que él mencionó, en la Convención radical de marzo."