El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, puso en duda anoche la posibilidad de enviar armamento bélico a Ucrania, tras una reunión que sostuvo con su par alemana, Ángela Merkel, para discutir sobre la posición del país norteamericano y Europa ante el conflicto en Ucrania que los enfrenta a la postura de Rusia. 

"La agresión rusa solo ha reforzado la unidad entre EEUU, Alemania y otros aliados europeos", afirmó Obama tras el encuentro que tuvo como eje las posibles respuestas del bloque ante la incursión rusa en Ucrania. Sin embargo, también sostuvo que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, "no puede rediseñar las fronteras de Europa".

El presidente de Estados Unidos definió el posible envío de armas como "armamento defensivo letal", ante lo cual manifestó su hestiación, luego de conversaciones con su consejera de Seguridad Nacional. Ambos mandatarios diagnosticaron que el envío de armas "tiene pocas posibilidades" de solucionar el conflicto

Por su parte, Merkel afirmó: "Seguimos buscando una solución diplomática, aunque hemos sufrido un montón de fracasos", en referencia a la tregua que había sido puesta en vigencia al estallar el conflicto en 2014.