El presidente de la Cámara de Diputados y precandidato a presidente del Frente para la Victoria, Julián Domínguez, aseguró que "la élite judicial, mediática y financiera quiere dañar la figura" de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y por eso, afirmó, "no quieren que se conozca la verdad y el fundamento de la denuncia" del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la mandataria.

"Nosotros buscamos la verdad y no ser funcional a un élite mediática, judicial y financiera que el único propósito que tiene es desprestigiar la figura de la Presidenta", sentenció Domínguez en diálogo con el programa El Fin de la Metáfora de radio Nacional Rock.

En ese sentido, criticó que el fiscal Gerardo Pollicita, que dio impulso a la denuncia de Nisman, haya declinado la invitación del oficialismo para presentarse mañaba en el Congreso a explicar los fundamentos de su requerimiento: "Lamentamos mucho que el señor fiscal no acepte la invitación porque nos priva a nosotros de conocer las razones por las que se imputa el encubirmiento una ley que votamos nosotros".

"Cuando la oposición invita a los fiscales a ir al Congreso aceptan y cuando lo invita el oficialismo, lo rechazan", sostuvo el diputado, y sentenció: "No quieren que se conozca la verdad y el fundamento de la denuncia, que es el problema que tenemos en la discusión políitica de los últimos 15 días".

Sobre este punto, subrayó: "Queremos poner todo el empeño en conocer los fundamentos de la denuncia. El memorándum es constitucional o no pero no puede ser base de un delito, vamos a llegar hasta el fondo con esto. Estamos convencidos que la oposición rehuye a este debate".

"El memorándum es la razón por al cual se le imputa a la Presidenta por encubrimiento. Tenemos necesidad de conocer los contenidos de la denuncia porque es una ley votada por el Congreso. Queremos jusiticia y verdad en la Argentina", insistió Domínguez y remarcó: "Nunca imaginamos que el memorándum podía constituir una causa para acusar de encubirmiento a la Presidenta, es el reino del revés. Desde lo jurídico no hay fundamentos, esto tiene un comportamiento políitico que pretende dañar la figura de la Presidenta, de su canciller y los que somos parte del gobierno e impedir que discutamos del futuro".