Una vuelta de tuerca en el affaire Megaupload amenaza con convertir a su creador, Kim "Dotcom" no sólo en un héroe de la libertad de conciencia sino también en el multimillonario más sagaz de la historia de los negocios en internet. Sucede que el juez estadounidense a cargo del caso comentó que el juicio contra el zar de las descargas gratuitas podría "nunca ocurrir".

Según fuentes judiciales, del caso se desprende que no habría cargos criminales que se le pudieran achacar a Dotcom y su compañía, por encontrarse fuera de la jurisdicción de los Estados Unidos.

Para que el juicio se lleve a cabo, lo primero es que la extradición de Kim Dotcom sea un hecho, y el requisito principal para esa extradición es que los cargos conlleven una pena mínima de cinco años de cárcel. Sin embargo, la pena por cargos de copyrights solo se castigan con un máximo de cuatro años tras las rejas.

El juez que lleva adelante la causa, Liam O’Grady, cree que el caso está “en el aire” y que lo más probable es que no haya un juicio, debido a que los motivos y la evidencia presentada contra Megaupload necesita estudiarse y revisarse de mejor forma. Algo que hasta ahora no se ha hecho.

En tanto, Ira Rothken, abogado defensor de Megaupload, aprovechó este nuevo giro en los acontecimientos para decir que, si bien a Kim Dotcom se le podría enjuiciar en un caso civil, “no se ha hecho todavía simplemente porque no se puede”. Y el hecho de que Megaupload como compañía no esté en territorio estadounidense ya inválida inmediatamente cualquier cargo criminal.

Por su parte, el propio Kim Dotcom tuvo algo de tiempo para hablar de los nuevos sucesos, y si bien esto es un pequeño triunfo para su causa, no está del todo contento. Según él, la persecución y el cierre a Megaupload afectaron también a otras compañías subsidiarias, además de que dejó a mucha gente sin trabajo y a miles de personas sin acceso a archivos que no rompían con ninguna regulación de derechos de autor.

“Todo esto fue posible gracias a la corrupción de los altos niveles políticos, como un favor a los intereses de los extremistas de Hollywood. Un truco para asegurarse una reelección”, disparó el regordete empresario.