Los efectivos intentar hallar a Pablo Gómez, residente de la ciudad desde hace unos tres meses, que ayer a la tarde emprendió una caminata por el sendero que conduce al Glaciar Martial en compañía de su prima Melisa Mouriño, quien se encuentra de visita en la provincia.

“Como le avisé que estaba en Ushuaia, nos encontramos al pie de la montaña y recorrimos un sendero demarcado hasta aproximadamente las 18.30. Soplaba un viento intenso y yo decidí regresar, pero él siguió”, explicó Mouriño en dialogo con Télam.

La joven volvió al inicio del recorrido y esperó a su primo en una confitería, e incluso recibió un mensaje de texto, a las 19, donde el joven le contó que “había llegado a la cima”.

Sin embargo, cerca de las 22 y ya sin ninguna comunicación con Pablo, la muchacha resolvió bajar en un taxi hasta el centro de la ciudad para radicar la denuncia ante las autoridades.

"Soplaba un viento intenso y yo decidí regresar, pero él siguió”, dijo su prima, que viajaba junto a él.

“Por los datos aportados por la chica, el joven no estaba abrigado como para sobrevivir a la intemperie así que de inmediato se constituyó el Comité de Emergencias (COE) y un grupo de efectivos realizó una avanzada por la zona, en cuatriciclos y a pie, para intentar encontrarlo”, informó la oficial Alejandra Giordano, jefa de prensa de la Policía provincial.

No obstante, el operativo fue suspendido a las 2.30 de la madrugada porque “el viento, el frío y la oscuridad ponían en riesgo extremo a los rescatistas”, agregó Giordano.

La búsqueda se retomó esta mañana a las 9.30 con una veintena de efectivos pertenecientes al Cuartel de Bomberos Voluntarios de Ushuaia, la División de Búsqueda y Rescate de Servicios Especiales de la Policía, Defensa Civil y Gendarmería Nacional.

A su vez, la Policía emitió un alerta de “averiguación de paradero” que se instruye en la Comisaría Segunda de la capital fueguina, para el eventual caso de que el joven haya podido descender de la montaña por otro camino sin ser visto por su familiar.

“No conozco exactamente su domicilio porque nos encontramos para la caminata. Él vive en Ushuaia desde hace tres meses y ha parado en hostels y lugares de paso. Trabajó en una confitería y ahora estaba por alistarse como marinero en una embarcación”, relató Mouriño.

La joven también mencionó que su primo no es un especialista en montañismo y que sólo realiza estos recorridos por “entretenimiento o diversión, no de manera profesional”.

Por su parte, Giordano confirmó que la fuerza de seguridad no logró aún encontrar el domicilio del joven, aunque por los datos suministrados “se trabaja bajo la hipótesis del extravío en la montaña”, aseguró.