Mientras la marca del óvalo aún está mostrando la nueva Ford Ranger, se prepara para su próxima gran apuesta que llegará este año al país: la EcoSport 2.0. Por ahora, la versión definitiva del producto fue develada en el salón Auto China 2012, que se realiza en Beijing, y en la ciudad de Salvador de Bahía, Brasil.

Por fuera, el vehículo está inspirado en rodados de segmentos superiores y sus líneas recuerdan, sobre todo de perfil, al Kuga. Mantiene la ubicación de la rueda de auxilio en el portón trasero, una de las repetidas críticas que tiene el modelo predecesor debido a la posibilidad de robos y al incremento del largo del SUV.

Equipamiento

La nueva EcoSport incorpora el dispositivo Ford SYNC, de comando por voz, hoy presente en el Fiesta Kinetic Design.

Posee, de serie, dirección asistida electrónicamente, alzacristales eléctricos, cierre remoto de puertas, espejos retrovisores eléctricos, Sistema Pasivo Antirrobo, aire acondicionado y radio AM/FM con Mp3. En algunas versiones también dispone de arranque e ingreso sin llave, computadora de combustible (denominada Econometer), limpiaparabrisas con sensor de lluvia y encendido automático de luces.

Entre los elementos de seguridad, cuenta con airbags delanteros, ABS y Control Electrónico de Estabilidad (ESP) en todos los modelos. Los airbags de cortina, la Asistencia de Partida en Pendiente y los sensores traseros de estacionamiento son opcionales.

Producción

El SUV global, que reemplaza a uno de los modelos más exitosos de la marca en Latinoamérica, será producido en Brasil, India, Tailandia y China, y se comercializará en cerca de 100 mercados.

Fue diseñado en el Centro de Desarrollo de Producto de Sudamérica de Camaçari, Brasil, uno de los ocho establecimientos globales de la marca para ese fin. Allí trabajan 1200 ingenieros y diseñadores.

Por su parte, Ford está incrementando su presencia en el país más poblado del mundo: China. La nueva EcoSport será el segundo de 15 vehículos que la compañía planea introducir en el país asiático hacia 2015. Eso, además, es parte de un plan mayor para llevar más de 50 vehículos y trenes de fuerza a las regiones de Asia Pacífico y África para la misma época, lo que subraya la expansión sin precedentes en la región.

En ese sentido, la firma posee un joint-venture en China, denominado Changan Ford Mazda Automobile (CFMA), que está construyendo una segunda planta de producción y una fábrica de transmisiones. Sumado al dinero desembolsado con anterioridad en esa nación, las inversiones del joint-venture en China alcanzarán 3500 millones de dólares, según lo anunciado por Ford Motor Company.