El estreno de la versión porteña de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias que se realizarán hoy dejará el registro de una campaña electoral breve, muy mediática y abultada en boletas, gracias a la treintena de precandidatos que jugarán todas las fuerzas en esta disputa previa a la primera vuelta del 5 de julio. Sin embargo, dentro del delgado espesor que hasta ahora tuvo el debate porteño, los principales ejes de la vida cotidiana de sus votantes ha tenido poca, o nula relevancia.

Según consignó Tiempo Argentino, en vísperas de la primera visita que tendrán los porteños al cuarto oscuro este domingo, la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires puso el foco en los temas menos abordados de la campaña electoral, es decir, en las falencias, deudas y problemáticas que identifican los porteños sobre la gestión del gobierno de la Ciudad de Aires que, en diciembre, cumplirá ocho años en manos del alcalde saliente Mauricio Macri. El estudio, al que tuvo acceso este diario, fue realizado la semana pasada por el Centro de Opinión Pública y Estudios Sociales (COPES) de la FSOC-UBA y aporta un detallado panorama sobre las principales preocupaciones y críticas de la población capitalina sobre los temas que más impactan en su vida cotidiana.

El 9,6% de los encuestados instaló a la salud pública y al estado de los 33 hospitales del estado porteño como la tercera asignatura pendiente de la gestión PRO.

El trabajo fue realizado sobre 500 casos, mediante llamados telefónicos, y revela que la inseguridad, la basura y el estado de los hospitales son los tres mayores temas que quedaron "sin resolver después de los ocho años de gobierno de Macri". Los encuestados identificaron 14 grandes deudas de la gestión PRO: el 26,1% puso a la sensación de inseguridad y al incremento del delito en el primer lugar de las preocupaciones, mientras que el 12,2% consideró a la recolección de residuos como un segundo tema irresuelto, aunque en los últimos ocho años la comuna prorrogó un costoso contrato de recolección que fue rediseñado el año pasado y llevó la operación privada del negocio estatal de la basura a un costo de 47 mil millones de pesos para los próximos diez años, a un promedio de 4700 millones anuales. 

Según un estudio realizado por la legisladora del Frente para la Victoria Claudia Neira, "el total del presupuesto para el ministerio de Ambiente y Espacio Público sería, para 2015, de $11.251 millones; es decir que el presupuesto de la dirección de Limpieza, que incluye los contratos con las empresas de basura Cliba (Grupo Roggio), Urbasur (Transportes Olivos), AESA, Integra (Grupo Impsa), Nittida (Grupo Emepa) y Ashira, representará casi el 52% de la cartera". 

El 9,6% de los encuestados instaló a la salud pública y al estado de los 33 hospitales del estado porteño como la tercera asignatura pendiente de la gestión PRO. El estudio sostiene que "reunidos alcanzan el 17% de las cuestiones pendientes y entre ambas menciones se encuentran quienes rechazan globalmente la gestión macrista (8,6%)".

En cuarto orden, un 8,6% consideró que "todo" está pendiente, mientras que la educación y la situación de las escuelas públicas ocupa el cuarto lugar entre las preocupaciones vecinales con el 7,4% de las opiniones.

La problemática del techo, el suelo, la vivienda y la situación de las villas porteñas aparece relegado al séptimo lugar, con la mención del 4,2% de los encuestados que identificó a "las villas" y otro 4,2% que apuntó a la política de vivienda. Es un porcentaje idéntico a los vecinos que consideraron que la gestión PRO no tiene "nada pendiente", aunque la sumatoria de villas y vivienda, arroja un total del 8,4% de las preocupaciones y ubica a la problemática habitacional porteña en el quinto puesto de las deudas pendientes.

Luego del primer pelotón de asuntos postergados, el 3,8% de las críticas apuntaron al transporte y al subte, sólo el 2,6% habló del tránsito y los embotellamientos, mientras que el 2,4% mencionó el estado de las veredas y las calles. A contrapelo de algunos debates electorales que buscaron hacer hincapié en la pobreza y el narcotráfico, sólo el 2% apeló a la población más pobre de la ciudad como una deuda pendiente y el 1,2% mencionó al narcotráfico y las drogas.

ESTADO Y TECHO. La problemática habitacional tuvo un segundo desarrollo en la encuesta del COPES, que abordó dos interrogantes para profundizar sobre esta problemática. "¿Cuál cree que es el mejor sistema que debe usar el Estado para solucionar el problema de la vivienda?" fue la primera pregunta específica del estudio al respecto. El 59% opinó que "los bancos públicos den crédito subsidiado", el 19% consideró que "el Estado tiene que construir viviendas", el 8% pidió que "el Estado dé los materiales", un 4% dijo que debe "dar ayudas para que la gente alquile" y sólo un 6% consideró que "no es un problema del que el Estado debe ocuparse". En el análisis de los resultados, los sociólogos del COPES concluyeron que "el 90% de los porteños dio alguna respuesta", pero "quienes tienen menor nivel educativo sostienen en mayor medida que el Estado tome acción directa (31,1%), conscientes de la dificultad de acceder a créditos, aún en bancos públicos, óptica compartida por los más jóvenes (27,2% entre quienes tienen 16 y 24 años)". 

Respecto al alquiler, el sondeo de la FSOC, preguntó a los encuestados si creen "que el gobierno de la Ciudad debe dar ayudas a las personas que busquen alquilar". El 86% contestó que sí, es decir, "casi una total adhesión a una participación activa del Estado local". Dentro del abanico de interrogantes sobre estos temas, el 45% opinó quie "el Estado tiene que urbanizar las villas para la gente que vive ahí" y el 39% se mostró a favor de "erradicarlas y que los habitantes se vayan a vivir a otro lugar", aunque un 12% opinó en beneficio de que "el Estado le dé los elementos a los habitantes para que construyan o mejoren sus casas". En el desagregado de las respuestas, el estudio muestra los contornos de la grieta que divide a la Ciudad en temas habitacionales. "El 58,3% de quienes viven en la Comuna 1 (Retiro, Puerto Madero, San Nicolás, Monserrat, San Telmo, y Constitución) se inclinan por la erradicación, pero en contrapartida, el 51,4% de quienes viven en la Comuna 7 (Flores y Parque Chacabuco) donde se encuentra la Villa 1-11-14 se inclinan por la urbanización".

El Dato

Estudio. El trabajo fue realizado en base a 500 casos (en la Ciudad), mediante llamados telefónicos.

Cómo aprecian la seguridad

El ítem "seguridad" se llevó, en el trabajo, un apartado. A los porteños que participaron se les pidió que indicaran su apreciación sobre la evaluación que hacen de su barrio en cuanto a si es "seguro" o "inseguro". Los resultados revelan, con claridad, que los propios habitantes entienden que la zona sur es la más insegura de la Ciudad, todo según la óptica de los vecinos.

Las comunas del sur son las consideradas como menos seguras. Dentro de ellas, la 8 (Villa Soldati, Villa Riachuelo y Villa Lugano) es la que mayor porcentaje logró en ese ítem: un 60% de los vecinos la cree insegura. Por el contrario, la comuna 2 (Recoleta) es la que recibió la mayor percepción de seguridad entre sus habitantes: el 84,8% la entiende segura.