El Día Internacional del Trabajador fue establecido en conmemoración a aquel 1º de mayo de 1886 en el que un grupo de 80 mil trabajadores llevaron a cabo una protesta para reclamar por sus derechos, entre ellos la jornada laboral de ocho horas.

La protesta desembocó en una huelga nacional que afectó a numerosas fábricas. Pero el homenaje se extiende, principalmente, a los llamados Mártires de Chicago, aquellos trabajadores que perdieron la vida en la manifestación que se conoce bajo el nombre de "Revuelta de Haymarket".

El "Día Internacional del Trabajador" es celebrado en todo el mundo menos en Estados Unidos y en Canadá.

En Chicago las condiciones eran aún peores y frente al reclamo de los obreros las autoridades respondieron con represión en lo que terminó siendo una sangrienta manifestación de 50 mil trabajadores en la que hubo incontables muertos y heridos entre obreros y policías.

La protesta, que duró tres días culminó con el decreto de estado de sitio y miles de obreros detenidos y torturados.

La solidaridad internacional determinó que el 1º de mayo se convirtiera el "Día Internacional del Trabajador" que es celebrado en todo el mundo menos en Estados Unidos y en Canadá.