Sigue avanzando la causa contra directivos del Grupo Clarín por supuesto blanqueo de dinero. El fiscal federal Diego Iglesias le solicitó la semana pasada al juez Luis Rodríguez el envío de nuevos exhortos a Estados Unidos y a Inglaterra requiriendo información sobre dos préstamos por 20 millones de dólares a la empresa GSA Investments, vinculada al Grupo Clarín.

La sospecha por parte de la justicia es que estas operaciones formaron parte de una maniobra del Grupo Clarín destinada a lavar dinero que supuestamente estaba depositado en cuentas no declaradas en el exterior. El juez ya había pedido los informes sobre esas operaciones a fines de 2013, pero las entidades reguladoras de esos países exigieron mayores precisiones. Rodríguez aún no labró los nuevos exhortos.

“(El Grupo Clarín) creó una sociedad en Delaware -GCSA Investments LLC- con el único propósito de triangular el ingreso de fondos a la Argentina, ingreso que la empresa no puede realizar en forma directa en atención a que su tenencia no ha sido declarada ante el fisco y su origen es ilícito”, afirma la fiscalía en su escrito. 

“(El Grupo Clarín) creó una sociedad en Delaware -GCSA Investments LLC- con el único propósito de triangular el ingreso de fondos a la Argentina"

La sociedad GCSA se creó un capital mínimo de 100 dólares y consiguió un préstamo de 20 millones de dólares de parte del banco Credit Suisse Londres. Esa operación sólo se explica gracias al “aval” orotgado por el Grupo Clarín como sociedad controlante, según se desprende de la denuncia.

“De ese modo, las acciones de esta empresa argentina nunca salen del patrimonio del Grupo Clarín –ya que la sociedad radicada en Delaware también pertenece al grupo–, siendo el único objetivo de la operación la repatriación de dinero ilícito que los integrantes del Grupo Clarín ocultan en cuentas abiertas en el JP Morgan Chase Bank. Justamente por ello, aquel primer préstamo es posteriormente cancelado mediante la toma de otro crédito por parte de la firma de Delaware, pero esta vez en el JP Morgan Chase Bank y garantizado por el propio Grupo Clarín, que posee cuentas en el mismo”, agrega.

Para el fiscal, la aseveración de que el Grupo Clarín constituyó la sociedad en Delaware para lavar dinero no se basa sólo en el hecho de que el capital inicial de GCSA haya sido de 100 dólares sino porque el único capital desde su creación fue el préstamo de 20 millones de dólares que posteriormente fueron utilizados para comprar acciones de manos del Grupo Clarín.