Desde el Salón de las Mujeres, en cadena nacional, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó a María José Espejo, una maestra que estaba sentada entre el público.

“Es la hija de José Espejo, un dirigente de la CGT que quería llevar a Evita a la vicepresidencia” aseguró Cristina, mientras se escuchó un fuerte aplauso.

María José Espejo se paró para entre las sillas del Salón de las Mujeres y se mostró muy emocionada por el reconocimiento que la presidenta hizo de su padre.

El 3 de diciembre de 1947 fue elegido como secretario general de la CGT.

Nacido en Jáchal, San Juan, en 1911, José Gerónimo Espejo aún no había terminado el secundario cuando empezó su actividad gremial. Fue chofer de la compañía Bagley y, con el tiempo, “dirigente en el Sindicato Obrero de la Industria de la Alimentación (SOIA) y en la Federación Obrera de la Industria de la Alimentación (FOA).

El 3 de diciembre de 1947 fue elegido como nuevo secretario general de la CGT. Fue vicepresidente de la Convención Nacional Constituyente de 1949, vicepresidente de la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional, director de la Caja de Industria, titular de la Caja de Préstamos para la Vivienda, y presidente del directorio del diario La Prensa, cuando paso a manos de la CGT.

Recientemente la familia Espejo a suministrado material de archivo al Instituto Nacional Eva Perón para empezar a profundizar sobre aquel que simbolizó la lealtad absoluta a Perón y Evita en épocas fundacionales del peronismo.