Nuevas publicaciones de medios internacionales dan nuevos indicios acerca de un posible ataque de Hezbollah en el continente, tal como adelantó el diario Tiempo Argentino. Nuevos arrestos a militantes y la desactivación de sucesivas acciones terroristas en distintos países del mundo, se fueron filtrando sus planes futuros, de los que ya estarían al tanto las autoridades de la región, según informaron el diario libanés Beirut Observer y distintos analistas internacionales.

Autoridades de Migraciones y Seguridad en Latinoamérica elevaron los niveles de alerta tras la detección de células operativas de la red terrorista.

Las posibles amenazas terroristas fueron detectadas por una serie de viajes de personas provenientes del Medio Oriente entre las capitales de la región y otras partes del mundo.

Además, el alerta fue reforzado por una serie de informes de fuentes de alto nivel provenientes de esa región, que confirmaban la llegada de grupos operativos de Hezbollah a Latinoamérica, con el propósito de llevar adelante un acto terrorista. 

Esto es especialmente preocupante ante los fallidos atentados terroristas abortados en Tailandia, India y Georgia, que habrían sido planeados por células iraníes y de Hezbollah.

 

En el Corriere della Sera, diario itlaino, se pudo leer quela participación de los Qos, el brazo subversivo de las Guardias Revolucionarias iraníes, estan activos en la región .Coordinando la operación está Adam Reef, un libanés experto en latinoamerica y que forma parte de una red más extensa.

Los servicios de los países concernidos están monitoreando en detalle la situación y actualizando planes de contingencia ante la amenaza de un inminente pase a la acción por parte de estos grupos, cuya presencia en la región viene siendo señalada desde hace tiempo.

Las autoridades fronterizas y los organismos de migración vigilan los movimientos de pasajeros que responden a perfiles definidos como sospechosos según los estándares de seguridad y prevención del terrorismo.  La revista Foreign Policy publicó un documento el año pasado (titulado La creciente amenaza iraní en América Latina) que sostiene que "en los últimos años Hezbollah y sus mecenas en Irán expandieron enormemente sus operaciones en América Latina en desmedro de la seguridad interamericana y de los intereses estratégicos de los Estados Unidos". Estas actividades  van desde la exportación de la Revolución Islámica al accionar puramente desestabilizante, mediante el terrorismo y el crimen, pasando por el establecimiento de bases logísticas.

"Hoy Hezbollah utiliza el hemisferio occidental como base de operaciones y de recaudación de fondos", indicaron Roger Noriega y José Cárdenas, autores del reporte

El malestar popular en Siria, bajo el régimen de Al Asad, con el respaldo de Irán y Hezbollah a su proyecto agudizan el problema terrorista en sitios donde iranís y miembros de esa agrupación realizaron actividades de este tipo.

Las medidas de seguridad fueron elevadas a sus niveles más altos por los preparativos de las cumbres políticas continentales y la compa mundial de Brasil 2014.