El juzgado de Garantías Nº 2 de San Martín elevó a juicio la causa por las agresiones sufridas por vecinos del partido bonaerense de Malvinas Argentinas durante una manifestación contra el sistema de salud del municipio conducido por el ahora macrista (massista hasta hace poco)  intendente Jesús Cariglino. La causa involucra también la represión sufrida por el fotógrafo de Tiempo Mariano Vega (junto con otros periodistas) por parte de una patota municipal que buscaba evitar la difusión de la marcha. Por el caso que movilizaba a los vecinos en aquella oportunidad, la muerte de la menor Celeste Morales, se comprobó días que hubo mala praxis médica. 

Según consignó Tiempo Argentino, al otro día de la represión a familiares y periodistas, testigos denunciaron que el principal organizador era Daniel Echeverría, ex policía y director de Patrullas y Protección Ciudadana de la intendencia, quien continúa en el cargo. Los testigos ratificaron en el juicio que el jefe policial de la localidad de Grand Bourg dijo que "tenía órdenes de no accionar".

El caso de Celeste Morales se convirtió en todo un símbolo de las denuncias por mala praxis contra el sistema de salud de Malvinas Argentinas.

El juez resolvió el viernes pasado elevar a juicio oral la causa contra Echeverría por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. La resolución también manda a juicio oral a los policías Marcos Vera y Javier Lema (comisario y subcomisario de Grand Bourg) por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. Y aunque la resolución ordena sobreseer a Oscar Saganias (quien, según se demostró en el juicio, también es integrante de la patota de Cariglino) por los delitos de coacción agravada, lesiones y robo calificado, y a María Cristina Guzmán (ex concejal cariglinista) por el delito de coacción agravada, el abogado de los familiares, Jorge Cancio, afirmó que apelará, "dado que existen sobrados motivos para que la conductas de Saganias y Guzman vayan a juicio oral".

El caso de Celeste Morales se convirtió en todo un símbolo de las denuncias por mala praxis contra el sistema de salud de Malvinas Argentinas. La niña tenía siete años cuando fue operada en el cuello por un quiste benigno, el 28 de mayo de 2012, en el Hospital de Pediatría Dr. "Claudio Zin", de Pablo Nogués, y falleció poco después por asfixia. El perito oficial, Gabriel Feldman, concluyó que en el caso hubo negligencia médica.

El acusado es Daniel Echevarría, director de Protección Ciudadana.