"Vamos a ir por todos los bancos que hayan promovido y desarrollado maniobras de evasión fiscal”, advirtió en diálogo con Tiempo Argentino el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, en el marco de una gira por Ginebra y París en la que intenta dar batalla a la evasión en dos áreas distintas pero claves en la economía: las finanzas bancarias y el fútbol, donde el país es uno de los principales exportadores mundiales de jugadores.

–La AFIP afirmó que el HSBC montó una estructura diseñada para facilitar la evasión y la fuga de capitales, ¿Cómo funciona ese mecanismo?
–Nosotros denunciamos al presidente del HSBC Argentina (Gabriel Martino) y a otras autoridades por una cadena generada para sacar el dinero no declarado del país. Cualquier ciudadano que va a pedir un simple crédito debe presentar su declaración jurada, pero el banco tomó el dinero de un grupo de contribuyentes sin cumplir las directrices lógicas que emanan no sólo del Banco Central sino de organismos internacionales, que marcan conocer a los clientes y tener trazabilidad del dinero. No pidieron mayores datos porque justamente buscaron darle un servicio al contribuyente para poder hacerle trampa al Estado, ocultar y sacar el dinero sin pagar impuestos. Además, brindaban servicios paralelos y ayudaban a colocar el dinero en acciones en fondos de inversión para mejorar la performance con pleno conocimiento de que tenían el dinero oculto al Gobierno argentino.

–Los directivos del HSBC afirmaron que no tienen relación con la filial suiza e intentaron deslindar responsabilidad.
–Tuve la oportunidad de presenciar el debate por este mismo caso en el parlamento inglés, donde las autoridades del holding reconocieron que hubo maniobras de evasión de escala industrial. Las máximas autoridades del banco afirmaron que la responsabilidad era de las autoridades de cada filial; en la Argentina, es de las autoridades bancarias que operan en el país. Es gente que diseñó una forma de cometer ilícitos, deben responder ante la justicia. El banco es uno de los mayores publicistas globales, invierte en avisos y gran parte de su dinero lo maneja de manera oculta a los Estados. No solo a la Argentina, sino a todo el mundo. Argentina es pionero en la lucha contra este tipo de evasión, ha puesto toda la energía y toda la fuerza.

–Muchos empresarios rectificaron sus declaraciones juradas luego de la denuncia, alegando que olvidaron declarar las cuentas. ¿Esto demuestra que la investigación ya tiene efectos prácticos?
–Ese reconocimiento de los contribuyentes es positivo. Ahora se sabe que la AFIP puede acceder a la información, que no hay nada que puedan estar seguros que está oculto. El HSBC es un caso inicial. Nuestra misión es seguir trabajando en la recaudación porque la Argentina ha estado llevando adelante políticas de Estado, ferrocarriles, construcción de escuelas, infraestructura, los fondos de la Anses para las Asignaciones Universales por Hijo. Todo se hace a través de fondo genuino que debe recaudar nuestra administración, esa actividad es fundamental, no podemos perder un solo día en la búsqueda de lograr recaudar.

–El país tiene una estructura legal para combatir estos delitos como el BCRA, la Comisión de Valores, la AFIP, la Procelac y la UIF, ¿por qué prosigue el accionar de estas entidades?
–Lo pueden hacer porque las redes de entidades bancarias, las que trabajan en el marco de lo ilícito, se lo permiten. Hay otras que trabajan dentro de la legalidad, pero compiten en desventaja con los que trabajan fuera de las normas. El movimiento financiero mundial ha permitido el accionar ilegal de grandes firmas como el HSBC pero también el UBS, que entró en el temario de los diputados en su agenda en París.

–¿Hay más bancos que podrían ser investigados?
–Vamos a buscar en todos, si detectamos maniobras de evasión impositiva a gran escala que le permiten al fisco argentino recuperar los fondos que ilegalmente se le fueron, enhorabuena que vamos a ir por la banca que haya promovido y desarrollado esas maniobras de evasión fiscal.

Elogios de Platini a la AFIP

La búsqueda de un “fair play financiero” fue el eje de la reunión entre el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray y el presidente de la UEFA, Michel Platini, en la sede de la entidad a orillas del lago de Ginebra, en Nyon. Durante los 50 minutos que duró la charla en francés, se abordó la necesidad de transparentar las transferencias, que le cuestan al fisco argentinos millones de pesos en evasión mediante triangulaciones a clubes que no pueden justificar los ingresos para realizar la transacción. Antes de la explosión del escándalo por sobornos en la FIFA, la AFIP había obtenido un compromiso por parte de Joseph Blatter para permitir el acceso al Registro de Transferencia de Jugadores (TMS) pero nunca se llevó a la práctica. Ahora, la UEFA trabajará para generar acceso a ese listado que dará valores más reales de los pases de futbolistas que muchas veces son realizadas mediante paraísos deportivos fiscales. “El esquema que utilizan en Europa podría ser aplicado en algunos aspectos en la Argentina, debido al fuerte aporte que hace el Estado a través del Fútbol para Todos", dijo Echegaray.