Una nueva revelación de WikiLeaks desató un escándalo a nivel internacional, al revelar que el gobierno de Estados Unidos espió, al menos desde 2006 hasta mayo de 2012, a los tres sucesivos presidentes franceses de ese periodo: Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Hollande.

De acuerdo a las informaciones publicadas por los medios franceses Libération y Médiapart, la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) pinchó los teléfonos de los mandatarios y los de sus colaboradores más cercanos.

Además, las charlas y documentos espiados estaban almacenados bajo el nombre Espionaje Elíseo, y fueron compartidos con los países aliados de Australia, Canadá, Nueva Zelanda y el Reino Unido.

Estados Unidos pinchó los teléfonos de los presidentes Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Hollande y sus colaboradores

"Fue una operación de gran envergadura", afirmó Laurent Joffrin, el director de Libération, y si bien aclaró que los documentos están catalogados como altamente confidenciales, en realidad no hay secretos de Estado.

Sin embargo, destacó que las publicaciones demuestran el interés de la NSA por Francia, que incluyen espionajes a reuniones “secretas” de los mandatarios con funcionarios de la zona euro.