En nuestra columna del domingo pasado, analizábamos el prontuario de los señores Miguel Kiguel, Pablo Guidotti y Carlos Melconian, miembros del equipo económico con el que Macri pretende volver a sumir a la República Argentina en una semicolonia dependiente, atrasada, empobrecida y a merced del terrorismo financiero y especulador occidental. En esta segunda parte resumimos el historial del señor Daniel Marx, que por su actuación merece un capítulo aparte. Miguel Ángel Broda y Federico Sturzenegger, también "gente" PRO, quedarán para próximas notas.

DANIEL MARX Y SU PASO POR LA FUNCIÓN PÚBLICA

Se desempeñó como director del Banco Central de la República Argentina (1987-1988), desde donde contribuyó a ejecutar los planes de ajuste de la administración Alfonsín. Fue luego subsecretario jefe de Negociación de Deuda Soberana (1988-1993) en el Ministerio de Economía, consolidando la estafa de la estatización hecha por Domingo Cavallo y asegurada por Carlos Melconian, entre otros (recomendamos la lectura de la "Presentación judicial por la deuda externa Argentina de 1981 a 1987" conducida por el ex auditor judicial de la deuda, Dr. Néstor Forero). Marx fue asimismo secretario de Finanzas entre 1999 y diciembre de 2001. En suma, y durante todo el período comprendido entre 1987 y el 16 de diciembre de 2001, Marx sirvió a los intereses de sus socios financieros y banqueros en detrimento del país y del pueblo argentino. ¿Por qué? No sólo por brillar como el principal gestor del Blindaje, el instrumentador del Megacanje -estafa además por la que fue procesado y más tarde sobreseído- y el autor intelectual argentino del Plan Brady (1993), sino fundamentalmente por haber sido el máximo responsable de las negociaciones en materia de deuda externa entre nuestro país y los acreedores (locales y extranjeros), por supuesto, a favor del pedido hecho por la banca mundial entre 1985/86 de cobrarse los intereses de la deuda en activos (capitalización de la deuda) y que perduró hasta la caída de De la Rúa.

Los responsables de esta operación perjudicaron al país en miles de millones de dólares, millones de pobres, decenas de miles de industrias y negocios cerrados.

DANIEL MARX Y EL BLINDAJE

Comencemos por recordar la monstruosa estafa que significó el denominado Blindaje, por cierto, llevado a práctica elaborado por Daniel Marx. Ocurrió a principios de 2001, ante la peligrosa acumulación de vencimientos de deuda en el corto plazo que ponían en duda su cumplimiento por parte de la administración de Fernando de la Rúa (la presión de la deuda sobre las cuentas públicas era agobiante. El Presupuesto Nacional del año 2000 preveía destinar el 20% de los recursos al pago de la deuda externa). Se obtuvo un préstamo de 40 mil millones de dólares, con el Estado devenido en mero pasamanos y la ciudadanía siquiera beneficiándose ni con un mísero centavo de aquella monstruosa cifra. El Blindaje se negoció con la banca internacional, que nos proveería de un crédito por U$S 40 mil millones para "blindar" la economía de los efectos financieros. Se buscaba garantizar el pago de las deudas para reducir la incertidumbre de los deudores y garantizar "seriedad" y "solidez" frente al mercado financiero internacional, y por ende, obtener tasas más reducidas. Poco tiempo después, se demostró que el Blindaje era insuficiente para mejorar la credibilidad de los inversores, lo que precipitó la renuncia del ministro de Economía, José Luis Machinea, sucedido por Ricardo López Murphy, quien anunció un severo plan de ajuste sobre la población. Por aceptar el Blindaje el gobierno se comprometió, entre otras cosas, a recortar jubilaciones futuras; desregular las obras sociales, elevar la edad jubilatoria de las mujeres, achicar el Estado, reducir el gasto público y los salarios, y eliminar la Prestación Básica Universal. El FMI condicionaba al Poder Ejecutivo y al Congreso Nacional. Los responsables de esta operación perjudicaron al país en miles de millones de dólares, millones de pobres, decenas de miles de industrias, negocios y empresas cerradas. Sus responsables: el ex presidente Fernando de la Rúa, los ministros de Economía, José Luis Machinea y López Murphy, y el secretario de Finanzas Daniel Marx (luego asumiría como viceministro de Economía de Domingo Cavallo), a la sazón principal gestor del Blindaje.

MEGACANJE Y DANIEL MARX

Sin embargo, y como era de esperar, el Blindaje fue un rotundo fracaso. La nueva estrategia del saqueo popular llevaría ahora el nombre de Megacanje y, básicamente, se trataba de una operación financiera que se proponía intercambiar deuda existente que vencía en el corto plazo por otra que permitiera pagar en un plazo mayor. Se suponía que tal operación aliviaría los pagos de intereses y capital de la deuda externa. La propuesta provino del banquero David Mulford, ex secretario del Tesoro de los EEUU. El Megacanje disparó el endeudamiento del país por 40 mil millones de dólares. La Auditoría General de la Nación planteó que este canje de deuda externa vulneró la Ley de Crédito Público, por lo que debería quedar sin efecto (lo que no ocurrió). La AGN objetó que para "postergar vencimientos hasta el 2005 por 12.850 millones de dólares se aumentó la deuda en más de 40 mil millones, ... [con] 141 millones en comisiones para la banca privada..." ¿Resultado del Megacanje? La situación financiera y económica del Estado y de la población empeoraron; el riesgo de default, también. Las metas comprometidas con el FMI no podían cumplirse. Se requería un nuevo acuerdo con el organismo, acuerdo anunciado con bombos y platillos el 21 de agosto de 2001 en Washington. En cuanto al estado de la deuda externa, tómese nota: a fines de 2000 (antes del Blindaje y el Megacanje), la deuda externa argentina ascendía a 80 mil millones de dólares. Luego del Megacanje, la deuda había saltado a 88 mil millones; en 2003 estaba en 102 mil millones de dólares. Si antes del Megacanje se calculaba que la Argentina debía pagar en el período 2001-2031 por los vencimientos de su deuda 60.500 millones de dólares, luego de dicha operación el valor se había incrementado en un 63%, llegando a los 98.400 millones de dólares. En 2009, la investigación por la causa del Megacanje arrojó que el aumento de deuda había sido en realidad de 55.405 millones de dólares en pagos por cancelar entre 2006 y 2031. ¿Quién fue el principal instrumentador del Megacanje? Daniel Marx, entonces viceministro de Economía del ministro Cavallo.