La calificadora de riesgos Moody’s modificó el martes la valoración de Ford Motor Company, por lo que la empresa logró la liberación de los activos prendados a raíz de un financiamiento solicitado en 2006. Entre los bienes dispuestos en garantía, resaltaron el óvalo azul del logo, y las marcas Mustang y F-150.

"El óvalo azul está de vuelta donde pertenece, con la familia Ford compuesta por 166 mil empleados en todo el mundo. Cuando prendamos el óvalo azul como parte del paquete de préstamos, no estábamos solamente prendando un activo, estábamos prendando nuestra herencia: es uno de los símbolos más reconocidos del mundo y es una fuente de gran orgullo y pasión dentro y fuera de la empresa. Recuperar el óvalo azul es uno de los mejores días que puedo recordar", concluyó el presidente del Directorio de la compañía, Bill Ford.

En diciembre de 2006, Ford recibió un financiamiento por 23,5 mil millones de dólares, con los cuales inició el plan de negocios denominado “One Ford”, que le permitió iniciar el desarrollo de plataformas globales, entre otros aspectos. Como resultado del programa One Ford, la firma reportó en 2011 su tercer año consecutivo ganancias operativas y redujo su deuda en más de 20 mil millones de dólares en relación a diciembre 2009. En marzo de este año, realizó el primer pago de dividendos en seis años.

El presidente y CEO de Ford Motor Company, Alan Mulally, destacó la relevancia de la insignia clásica para la marca: “estamos orgullosos de la liberación de los activos prendados, en particular el óvalo azul”, resaltó.