Está él mismo algo impresionado por la repercusión que tuvo la Carta Abierta que, con su firma, el Plan Fénix envió a la presidenta de la Nación. Mientras conversa con Tiempo Argentino, su teléfono no cesa de sonar; "las radios me están volviendo loco", se queja. 

En la Carta Abierta le sugiere a Cristina que la Argentina que, como Grecia hoy, hace 14 años también "sufrió las consecuencias de una imprudente política de endeudamiento fomentada por la especulación financiera internacional" tome la iniciativa para que sean los países periféricos y emergentes, comenzando por los miembros de Unasur, los que le ofrezcan un programa de apoyo a  través de una ayuda financiera a Grecia.

-¿Que votaría si el domingo estuviera en Grecia?

-Sin lugar a dudas votaría por el NO teniendo en cuenta las dificultades que uno presume que van a tener. Pero lo otro es un suicidio. La propuesta de la troika es inaceptable. Tienen en su seno paises importantes como Alemania que han tenido negociaciones obteniendo quitas y reestructuraciones. Ni se acuerdan del Plan Marshall.

"Los fondos depositados en los paraísos fiscales exceden el PBI de EEUU. Están detrás del poder, no solo de la rentabilidad".

-¿Eso implicaría la salida del euro?

-No necesariamente. Lo que ocurre es que el euro está en dificultades serias. Grecia hoy está en el centro pero está España que también tiene dificultades muy serias, Portugal también e Irlanda. Toda esta negociación forma parte de las estrategias desarrolladas por el sistema financiero internacional donde los buitres son la punta de lanza. Buscan ratificar un mismo sistema porque adquirieron una potencia extraordinaria. Los fondos depositados en los paraísos fiscales exceden el PBI de EE UU. Están detrás del poder, no solo de la rentabilidad.Ya han capturado a Estados Unidos y a Europa que han salvado a los bancos con miles y miles de millones y después de 8 años siguen en la misma situación con menos PBI y más desocupación. 

-¿Cómo es posible rechazar el plan de ajuste sin salir del euro?

-¿Qué es lo que pueden hacer la troika y los acreedores? No los van a ejecutar. Les van a quitar el crédito y habrá que buscar países que no necesitan atarse a esas resoluciones. Están Rusia y América Latina. De ahí nuestra propuesta.

-¿El corralito sin la nacionalización de los bancos no es funcional al sistema financiero? ¿No pagan los pequeños ahorristas?

-Ellos no tenían control de cambios. Después de esta crisis no les quedaba ni un euro, hubo una fuga extraordinaria. Nosotros hemos hecho cosas tardíamente. Grecia todavía más. El gobierno tiene apenas 5 meses, los anteriores fueron aliados de la troika. Las soluciones que ofrecen son de una ceguera tremenda. Es cierto que el Estado tiene que realizar ajustes significativos en su funcionamiento y debe haber un gran nivel de corrupción, pero aceptar estas condiciones reduciendo sueldos y jubilaciones, inversión en salud y educación es una condena inaceptable. Se va a reducir el PBI tanto que van a tener que pedir más préstamos. 

-¿Qué similitudes y diferencias ve en la situación actual de Grecia y la de Argentina en 2001?

-Ellos no tienen la posibilidad de devaluar así nomás. ¿Cómo hace Grecia para competir con países dentro de Europa que tienen una productividad mucho mayor?. El 80% de lo que produce Europa se vende en Europa 

-¿Habría que modificar las reglamentaciones internas de la zona euro?

-La naturaleza de la moneda única tiene el defecto de que los deja muy atados. Ellos quizás deban poner una moneda interna como fue el patacón en la Argentina.

-¿Qué países y que sectores sociales perderían con una salida del euro de Grecia?

-Perderían los bancos de Alemania que es el principal acreedor.

-¿Porque conllevaría un default? 

El default ya está. Lo que pasaría es que Grecia no va a pagar ni un peso de lo que debe. Los pocos recursos que obtendría los destinaría para el funcionamiento del país y su mercado interno. Tienen la ventaja adicional de que el turismo griego se incrementará, por los precios y porque no sufre amenaza de terrorismo.

-¿Cree que sería el preámbulo de una salida en serie del euro?

-Es probable porque va a ser exitoso como lo fue acá. Aunque tenemos que tener en cuenta que la Argentina tenía una situación mucho más potente. Contábamos con la producción de commodities aggiornados tecnológicamente, y una enorme capacidad ociosa industrial que se reactivó inmediatamente. No es el caso de Grecia que sólo tiene industria naval, turismo, quesos y vino.

-¿Qué otro parangón puede hacer con la Argentina del 2001?

-La fundamental es que la convertibilidad no es lo mismo que el euro. No tienen capacidad de hacer política cambiaria y monetaria. Salir, igual sería dificultoso porque implicaría una reducción muy grande de salarios. Pero una cosa es salir con dificultades y otra suicidarse. Además todavía no hay una fuerza política que lo contenga. No hay que olvidar que Syriza tuvo que acordar con una fuerza de derecha para gobernar. 

-¿Qué balance hace de los 5 meses de gobierno de Tsipras? Él había prometido suspender el pago de la deuda y otras medidas que no hizo...

-Bueno ahora está cumpliendo.

"Grecia no va a pagar ni un peso de lo que debe. Los pocos recursos que obtendría los destinaría para el funcionamiento del país".

-Pero no por voluntad propia, ellos propusieron un ajuste más light...

-Si ellos creen que la salida es pedir un nuevo rescate por parte de los paises de la UE, cometen un error. El rescate puede provenir con un mecanismo similar al nuestro. Empezando por una reducción drástica de la deuda. Ellos tienen una ventaja que es que no tienen muchos bonos emitidos sino que la mayor parte de la deuda es con bancos con los que se puede discutir hacia adelante y lograr un reconocimiento.

-Dentro de Syriza hubo fuertes rechazos también a la propuesta de austeridad de Tsipras.

-La troika no toma en cuenta lo que es la democracia, qué significa la responsabilidad del gobernante. No forma parte de sus preocupaciones.  

-¿Quién perdería más en el caso de una devaluación? ¿Los acreedores, el pueblo griego o el FMI?

-Si se lograra una solución, como en el caso de la Argentina frente al que estaban todos impresionados y hablaban del "milagro Argentino", entonces el FMI va a quedar otra vez marcado como el representante de los intereses financieros.  

-¿La crisis es una oportunidad para profundizar en el sentido de una nueva arquitectura financiera con nuevos actores?

-Nosotros salimos con una devaluación excesiva en todos los términos que todavía debería ser investigada. Sin embargo, no se trasladó enseguida a los precios , tardó alrededor de 3 o 4 años. Pero al comienzo nos colocó con un grado de competitividad interesante. Todo esto puede ayudar a que se empiece a mirar con seriedad estas alternativas. Desde que se fundó el G20 el discurso fue el de regular el sistema financiero.Eso se fue apagando poco a poco

-Los bancos dicen que las condiciones tienen que ver con el riesgo país... ¿Los bancos alternativos no cobrarían tasas de riesgo?

-Acá vale la respuesta de Néstor: "los muertos no pagan". La idea sería ofrecer tasas acordes a los intereses del país soberano. Del 3 o 4 por ciento.

-¿Qué aliados tiene Grecia dentro de Europa?

-Ahora parece estar solita en el mundo. Veremos que pasa con los nuevos gobiernos que surjan. Veremos qué pasa con Podemos en España. Allí surgirán nuevos potenciales aliados.

¿Una nueva geopolítica financiera?

-¿Recibió respuesta de la presidente por la Carta Abierta?

-No, por supuesto que no. No la esperaba tampoco. Son temas que necesitan atravesar procesos de otra naturaleza. La idea era plantear la idea y abrir ese debate. Ha despertado un interés y eso alcanza.

-¿Cree que es posible el establecimiento de medidas de ayuda de parte de países periféricos?

-No hablemos de los montos, pero a nosotros no nos parecería demasiado excesivo junto con otros países juntar el dinero que dé muestras de que es posible blindar a Grecia. Además de la ayuda que ya va a recbir de Rusia y a lo merjor de China. Así va a poder enfrentar la gravedad de  la situación.

-El default griego coincidió con la creación del Banco Asiático... ¿Podría jugar un papel?

-Lógico, y el Banco del Sur también. Si existiera, le estaríamos pidiendo a la presidenta que haga algo. No estaríamos juntando moneditas. Pero todavía no está, al igual que el banco de los BRICS.

-¿Qué interés tendrían los emergentes en ofrecer créditos a tasas inferiores?

-Ocupar un lugar en el planeta. Salir a la luz y ser partícipes de la política internacional. Estamos enfrentando un poder que se consideraba único y omnímodo. La forma de actuar de la troika es la de un patrón de estancia y hay que ofrecer una alternativa.