Seguidamente, la tercera parte de nuestra saga analítica sobre la "gente" que los mercados y los buitres propusieron a "Mauricio" en materia económica, próximos funcionarios caso el procesado alcalde porteño triunfe en las elecciones de octubre. En la primera parte conocimos a Miguel Kiguel, Pablo Guidotti y Carlos Melconian; en la segunda, resumimos el profuso historial del señor Daniel Marx, notable ejecutor en la convalidación de la estatización de la deuda externa durante los ochenta, su capitalización con el Plan Brady, y coautor intelectual de las brutales estafas del Blindaje y del Megacanje. En esta tercera entrega, pequeño y final apartadito sobre Marx, más una breve radiografía del señor Federico Sturzenegger. Miguel Ángel Broda y Pablo Rojo quedan para la última y cuarta parte.

Daniel Marx, buitres y saqueo petrolero en Malvinas

Expositor sumamente requerido en foros y seminarios de grandes empresarios, banqueros y especuladores, habitué de medios de prensa reaccionarios, este notable operador del mercado y de los fondos buitres es presentado en la actualidad como director ejecutivo de Quantum Finanzas, "una firma de asesoramientos financieros con base en Buenos Aires que tiene una alianza estratégica internacional con Evercore Partners". Sobre esta última consultora, cabe mencionar que su creador y actual CEO, el señor Schlosstein, fue director de Investment Banking at Lehman Brothers y co-fundador del fondo BlackRock (1988) y su presidente durante casi 20 años. ¿Y qué es BlackRock? Un fondo buitre con importantísima participación en las operadoras corsarias que exploran ilegal e ilegítimamente en Mar Argentino en busca de petróleo alrededor de las Islas Malvinas. Aquí los socios de Marx, entre los que debemos agregar el fondo Darby Overseas Investments, fundado por Nicholas Brady, fondo del cual Marx fue director gerente.

Introducción a Federico Sturzenegger

Hemos dedicado a este señor y a conocer su paso por la "academia" y la función pública ya varias notas. Aquí una síntesis de las mismas más algunos datos nuevos y actualizados. Sturzenegger ostenta un Ph.D. (piechdi) de la MIT, institución en la que tuvo de tutor a Rudiger Dornbusch, el economista estadounidense que en 2002 propuso que el control y la gestión económico-financiera del país pase a manos de un grupo de notables extranjeros. Veremos en la última parte de esta saga en qué consistió dicha intentona y su relación con Miguel Ángel Broda, otro de los lobbistas-economistas convocados a las filas del PRO. Pues bien, Federico y Rudiger escribieron juntos varios libros y sendos papers. Entre los primeros se destacan: 1) "La macroeconomía del populismo en América Latina" (1991), cuyo capítulo "Description of a Populist Experience: Argentina, 1973-1976" lleva la estampa de Sturzenegger; y 2) el indudablemente más seductor "Dollarization", escrito en coautoría con Levy Yeyati y publicado en 2001, verdaderas guías prácticas para perfeccionar el camino hacia una dolarización de facto de las economías latinoamericanos. Entre sus artículos distinguidos citamos "Dollarization: The Link between Devaluation and Default Risk" (octubre de 2000). Allí nos propone la adopción del dólar para la Argentina puesto que "la eliminación del riesgo monetario a través de la dolarización puede derivar después en una significativa reducción del riesgo país".

"Hay que privatizar el Banco Nación"

En el currículum abreviado que publica el portal oficial de la Universidad Di Tella, de la que fue decano, se lee: "Es Ph.D. in Economics del Massachusetts Institute of Technology (1991), fue profesor asistente de Economía en UCLA (1991-1995), economista jefe de YPF (1995-1998), decano de la Escuela de Negocios en Di Tella (1998-2000/2002-2005), secretario de Política Económica de la República Argentina (2001) y profesor... de Harvard University (2005-2007)...". Incompleto. ¿Por qué será? Antes de convertirse en funcionario de López Murphy y Domingo Cavallo durante 2001, Sturzenegger brindó servicios de consultoría al FMI en 1993 y 1994 (retomaría en 2003, 2004 y 2005), al Banco Mundial en 1988, 1994 y 1999 (luego en 2002 y 2005), al BID en 2001 (repetiría en 2003, 2005 y 2007) y al Banco de Inglaterra en 2002. Mientras estaba desempleado en el año 2000 -según se infiere de su CV- publicó en el diario La Nación la nota que lleva de título: "Hay que privatizar el Banco Nación" (1/10/00). Eran las maravillosas contribuciones al saqueo neoliberal en plena orgía.

"Hace falta liderazgo y compromiso con la economía de mercado"

Cuando a fines de 2001 las "soluciones" del terrorismo financiero dejaron al país y al pueblo argentino al borde de la extinción, Sturzenegger -padre del Déficit Cero y del Corralito- decidió tirar la toalla. Lo poco que quedaba por saquear no valía el esfuerzo. Su renuncia, un tiempito más tarde que la de Daniel Marx, fue el 20 de noviembre. Pero que este patriota la peleó, la peleó. Cuando el Megacanje "fracasó" (léase, cuando se hizo conveniente profundizar la estafa allí diseñada y ejecutada), el FMI presionó para un nuevo acuerdo. El anuncio del flamante salvataje se hizo a todo trapo el 21 de agosto de 2001, en Washington. Hacia allí había viajado Sturzenegger y equipo. Era el "Déficit Cero". Al regresar a la Argentina, la Universidad Di Tella realizó una suerte de conferencia de prensa con nuestros funcionarios héroes. El secretario de Política Económica, Sturzenegger "defendió la política instrumentada por Cavallo y repitió hasta el cansancio que el equipo económico tiene como premisa fundamental respetar los derechos de propiedad" (La Nación 24/8/01). Citado por el mismo diario, Sturzenegger tranquilizó así a los angustiados mercados "no habrá devaluación porque respetamos a los tenedores de pesos y no habrá default porque respetamos a los tenedores de bonos". Como se observa, el respeto al pueblo argentino bien presente. El fracaso posterior, entre nuevos y leoninos ajustes, sendos préstamos y acuerdos fallidos precipitó la renuncia de Federico. Pero la causa del fin de la Convertibilidad y de la pérdida del poder político de los estafadores del interés popular obedeció, según Sturzenegger, a la falta de "liderazgo y compromiso con la economía de mercado", título del artículo de su autoría escrita casi un año después y publicado por El Cronista. Así arranca: "Durante los años '90 Argentina adoptó un modelo de crecimiento muy exitoso que en pocos años cambió la fisionomía de nuestro país." Y en cuanto a los pilares de la década del noventa, hoy vueltos a prometer por don Mauricio, nos explica: "El proyecto de crecimiento de los '90 estaba basado en salarios altos... y una fuerte demanda doméstica sostenida por abundante entrada de capitales. [...] Es así como la economía se recupera un 58% entre 1990 y 1998" (El Cronista - 30/12/02). ¿Algo para agregar?