El actual jefe de gabinete y candidato a alcalde porteño del PRO, Horacio Rodríguez Larreta no alteró el rumbo de su campaña electoral para este balotaje. Por el contrario, el prencandidato presidencial del mismo espacio y jefe de gobierno saliente, Mauricio Macrí, se vio obligado a cambiar de agenda. Los timbreos bonaerenses para acompañar a María Eugenia Vidal fueron remplazados por las comunas porteñas. Macri tuvo que concentrar su atención en el mismo territorio desde donde reforzará su aspiración de ganar la cabeza de lista del Frente Cambiemos, que comparte con la Coalición Cívica y la UCR.

Según consignó Tiempo Argentino, si este domingo los resultados confirman las estimaciones de una posible victoria de su candidato, el macrismo retendrá el control del gobierno porteño por otros cuatro años. Sin embargo, desde este lunes, hasta fin de año, el posible ganador, Rodriguez Larreta, deberá mantener un riguroso segundo plano detras de su jefe político.

Rodriguez Larreta deberá medirse con los 63,3 puntos que acumuló Macri hace cuatro años, en segunda vuelta, durante la reelección.

"En los papeles, hasta diciembre, si ganamos, Horacio será el jefe de Gabinete de la gestión de Macri", explican con firmeza alrededor de Macri, cuyo último tramo de gobierno estará marcado por inauguraciones y lanzamientos que le permitan reforzar su aspiración presidencial, especialmente en los tres cordones del conurbano bonaerense, la misma zona que ha tenido que resignar estos ultimos 15 días. El segundo plano de Rodriguez Larreta podría estirarse aún más si los resultados electorales no convalidan las ambiciones del líder del PRO. Quienes sostienen que Macri no desea ser presidente, aseguran que le sentaría muy bien jugar como lider opositor desde la presidencia del Club Boca Juniors. Sería un ministro sin cartera, o un gran elector en las sombras detrás de un alcalde porteño que todo le agradece.

El actual premier, si sucede a Macri en la jefatura porteña, llegará con más legisladores propios dentro de su bloque que los que tuvo el alcalde saliente en sus dos mandatos. Tendrá 30 en total, gracias al obsequio que le dejó en el escrutinio definitivo el selecto barrio de Recoleta, donde el macrismo tuvo el 60% de las voluntades.

Rodriguez Larreta, hasta el domingo 5 de julio, no tenía mas elecciones recorridas que una disputa hace diez años, en la prehistoria del PRO. Desde hace dos semanas, tiene en su bolsillo una performance en primera vuelta apenas menor a las cosechas históricas de su jefe. Este domingo deberá medirse con los 63,3 puntos que acumuló Macri hace cuatro años, en segunda vuelta, durante la reelección, esa vez junto a María Eugenia Vidal, obtenida sobre el 35,8 % de la fórmula kirchnerista Daniel Filmus - Carlos Tomada.

En las PASO del 26 de abril, la primera eleccion porteña del año, el macrismo registró más votos que el 44,6 % que cosechó hace dos domingos. Obtuvo el primer lugar con el 47,35% (863.219 votos), seguido por ECO con el 22,27% (405.998 sufragios) y el Frente para la Victoria con el 18,72%, (341.378 votos). Luego de una interna casi dramática por momentos, el premier porteño le ganó a la senadora y actual candidata a vicepresidenta de PRO, Gabriela Michetti, con el 28,41% de los votos y la dejó rezagada por más de diez puntos generales. Una porción de votos que el PRO ha buscado no perder por todos los medios y que Macri buscó asegurar en los últimos días de campaña, con todos en la cancha: desde la ex enemiga intima Michetti a medio gabinete porteño.