La Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó la Ley de Identidad de Género de nuestro país como un caso líder en la reivindicación de los derechos de la comunidad trans, al presentar un nuevo informe en el que denuncia la "alta vulnerabilidad y necesidades médicas específicas" que tiene ese colectivo en la lucha contra el HIV, informó Tiempo Argentino.

El trabajo técnico que resume recomendaciones para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento contra la epidemia instó a los países a "trabajar para implementar leyes contra la discriminación y de protección, derivadas de los Derechos Humanos, para eliminar el estigma, la discriminación y la violencia". En ese sentido destacó el caso de Argentina, que en 2012 aprobó la Ley de Identidad de Género por la que más de 4300 personas trans pudieron inscribir su documento de identidad con el nombre y sexo de elección.

La normativa "generó los procedimientos de afirmación de género como un derecho legal en los sistemas públicos y privados de salud con el consentimiento de las personas trans como único requerimiento", resaltó la OMS, que tiene su sede central en Ginebra (Suiza).

El aspecto sanitario de la ley de Identidad de Género se encuentra resumido en el artículo 11, que fue reglamentado el 29 de mayo pasado e incluyó los tratamientos hormonales y las intervenciones quirúrgicas para adecuar el cuerpo a la identidad autopercibida en el Plan Médico Obligatorio (PMO). A raíz de ello, ya no es necesario pasar por entrevistas psicológicas ni conseguir autorizaciones judiciales o administrativas.