Desde las páginas del diario de Fontevecchia -a la sazón y junto con Mitre y Magnetto uno de los máximos pugilistas mediáticos para el retorno de los noventa- una nueva maquinación del golpismo cívico(mediático)-judicial y su poderosísima red. Nos referimos con ella, claro está, a las ostensibles vinculaciones periodísticas, judiciales y financieras entre los poderes judiciales de la Argentina y de EE UU (básicamente el distrito de Nueva York), los buitres de la American Task Force Argentina (Paul Singer) y las corporaciones mediáticas reaccionarias también de ambos países. De la chapucera opereta contra el ministro Julio De Vido en el caso de la prórroga del yacimiento de Cerro Dragón pasamos ahora al novel y enésimo ataque contra el mismo funcionario, aunque esta vez  indirectamente a través de la cuestión gasífera. Cabe aclarar que del nuevo atentado periodístico también se hacía eco el diario La Nación, exactamente el mismo día y desde su portada.

Referentes energéticos

El 18 de julio el diario Perfil publicaba la nota "Roberto Dromi, el ideólogo de una maniobra que pone al ministro en la mira judicial". Su autor, Nicolás Gandini. Llama la atención, en primer lugar la solidaridad con el impresentable juez Bonadio, compartiendo la inquietud con el probo magistrado de "saber si se pagaron coimas y sobrecostos durante la compra de cargamentos de GNL". La excusa del "allanamiento para todos" es aprovechada al máximo por un medio que anhela volver a los tiempos de un Daniel Montamat en la secretaría de Energía para desguazar y desnacionalizarlo todo otra vez; un Jorge Lapeña nuevamente en la Comisión Nacional de Energía Atómica para boicotear el Plan Nuclear Argentino; un Juan José Aranguren en la dirección de YPF para replicar en la empresa  renacionalizada el desmadre hecho en Shell desde 2003 (ver nuestra nota "OETEC celebra alejamiento de Aranguren de Shell"-19/03/15); un Emilio Apud (viene del riñón de López Murphy) en ENARSA y Federico Sturzenegger (viene del corazón del dios mercado) en Nucleoeléctrica Argentina (NA-SA) para concluir lo que la Fundación Mediterránea no pudo en 1994 por pedido de su colega de ruta y estafas, Domingo Cavallo. Estos son los referentes energéticos de Fontevecchia, el que aboga por una energía más justa, más cerca del pueblo, la industria y la economía real. Con semejantes candidatos energéticos, ¿Qué esperar entonces de la opinión que las políticas gasíferas merecen a Perfil?

Sobre la aplastante y contradictoria moralina energética

A través del autor de la nota referida, pide Perfil la quita de subsidios a la industria y a los hogares; calla al mismo tiempo la depredación de nuestros recursos gasíferos entre 1989 y 2003, defendiendo e impulsando el retorno al poder de sus máximos responsables; y por eso preocupa el déficit de la balanza comercial energética a la vez que se omite hablar y calcular las decenas de miles de millones de dólares que el gobierno nacional hubiera podido ahorrarse si sus aludidos candidatos energéticos y petroleros hubieran concluido Yacyretá y Atucha II, si hubieran prohibido exportar gas a Chile con una reserva en decadencia desde fines de los ochenta (gestión Lapeña, ya que estamos). Y como frutilla del postre de la cínica y contradictoria nota del señor Gandini, la última gran perturbación. Leemos: "A pesar de los reiterados pedidos de información pública, los contratos firmados [por ENARSA en materia de importación de GNL] nunca salieron a la luz". ¡Notable la moralina contractual de un diario que respalda al juez Bonadio, celebra las actuaciones del grupo de los ex secretarios de Energía de la dictadura y la democracia del atraso y la exclusión (de Alieto Guadagni en 1982 a Enrique Devoto hasta mayo 2003) responsables de los absolutamente desconocidos, turbios y nefastos acuerdos gasíferos para el saqueo a precio vil del gas argentino a Chile, Uruguay y Brasil. ¿Cuánto costaron los diez gasoductos de exportación? ¿Midió Ud. Fontevecchia la pérdida en miles de millones de dólares que significó tener cuatro provincias y 15 millones de compatriotas sin acceso a gas por redes?

El daño económico ignorado 

¿Midió el daño que la política energética de sus referentes le generó al país? Se lo recordamos, sugiriéndole de paso lea nuestro libro Ex secretarios de energía bajo la lupa (Bernal; Sabbatella y De Dicco). Allí encontrará la siguiente información: en tiempos de cinco de los ocho ex secretarios que usted venera, se exportó crudo por 14.465 millones de dólares, a un precio promedio del barril de 22 dólares, mientras que en el presente, con un barril a 103 dólares promedio, esa cifra ascendería a 51.323.874.944 de dólares. El gas natural exportado sumó un total de 635 millones de dólares -a un precio vil de 0,045 dólares por m3-, cuando al precio promedio de importación de 2013 (0,50 dólares por m3) el monto sería de 5.449.500.000 de dólares. Por último, se vendió al exterior gasoil por un valor de 2.393.500.000 a 28 dólares el barril, mientras que en el presente sería de 8.737.041.117 a 141 dólares el barril". En suma, durante las gestiones de 5 ex secretarios se exportaron recursos energéticos no renovables por menos de un tercio del valor actual de los mismos: 17.493.500.000 de dólares contra 65.510.416.061 de dólares en 2013. El pueblo argentino no vio un centavo de todo esto. Dejamos en sus manos indague a qué 5 ex secretarios nos estamos refiriendo, recomendándole sumar a la ingente cifra las pérdidas multimillonarias derivadas de la no terminación de Yacyretá y Atucha II.