El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, sostuvo hoy que “no se le puede dar crédito a los dichos disparatados del condenado con sentencia firme a prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez, Martín Lanatta, en su intento de descalificar con absurdas mentiras al jefe de Gabinete de Ministros de la Nación Argentina”.

No es casual que a una semana de las PASO, en las que Aníbal Fernández es precandidato a Gobernador de la provincia de Buenos Aires, se construya una campaña basada en agravios absurdos y disparatados contra unos de los dirigentes más prominentes de una fuerza política que ha dado muestras concretas de su lucha contra el narcotráfico, cuando, teniendo a su cargo las fuerzas de seguridad federales, desarticuló decenas de bandas delictivas y contribuyó a enviar a la cárcel a centenares de criminales, entre ellos el propio Lanatta”, agregó Alak.

En juicio oral y público la justicia ha comprobado la culpabilidad de Martín Lanatta

En juicio oral y público la justicia ha comprobado la culpabilidad de Martín Lanatta, quien, además, ya demostró su peligrosidad con intentos de fuga del penal de Sierra Chica, una de las cárceles de máxima seguridad del Servicio Penitenciario Bonaerense”, sostuvo el funcionario.

Alak enfatizó: “El testimonio de Lanatta, además de falso, no es ingenuo. Sus dichos falaces pretenden una reapertura del juicio penal para lograr la impunidad del crimen cometido y, además, aprovechar el momento electoral para amplificar sus mentiras, lograr consenso en las fuerzas opositoras y, en un vano intento, descalificar a un dirigente de la democracia argentina, como es Aníbal Fernández”.