El jefe de Gabinete y precandidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Aníbal Fernández, se refirió hoy a los sucesos que ocurrieron frente al edificio donde reside el periodista Jorge Lanata, dijo que "no existió intimidación" y aseguró que el hecho "no tiene nada que ver" con "el contratiempo que tuvo la jueza María Servini de Cubría", a quien en la noche del lunes le robaron el auto en medio de un tiroteo. 

"La intimidación a Jorge Lanata no existió, ya lo dijo el parte policial", indicó Fernández en su habitual contacto con la prensa antes de ingresar a Casa de Gobierno, y sentenció: "Terminemos con esta farsa, un indigente tiró las piedras".

En ese sentido, remarcó que "Los casquillos son viejos y se encontraron en otro lugar", por lo que no están relacionados con el ataque a piedrazos, a pesar de que el periodista del Grupo Clarín afirmó que el edificio donde vive fue atacado con pedradas en dos oportunidades producto de la denuncia que hizo el domingo contra el funcionario y que dejaron casquillos de bala a modo de amenaza.

Sobre la denuncia que lo involucró en el triple crimen de General Rodríguez, el precandidato a gobernador bonaerense del Frente para la Victoria respondió: "Me siento absolutamente respaldado por la Presidenta, mis compañeros de gabinete, los bloques del Congreso. No hay gente de buena voluntad que se haya tragado tremenda mentira que no se va a poder explicar al mundo".