Un hombre llamado Jorge que trabaja en un restaurante al lado del edificio donde vive el periodista Jorge Lanata contó que fue él quien encontró los cuatro casquillos ayer a la mañana y, al ver rotos los vidrios de la garita de seguridad, pensó que habían sido blanco de disparos. Sin embargo, después se supo que se trató de dos incidentes distintos ya que los vidrios se rompieron por piedrazos que se lanzaron indigentes en el marco de una pelea. 

"Yo las vainas las encontré al costado de un contenedor", dijo el testigo.

"A las 8 y 8.30 fui a hacer unas fotocopias y pateé un casquillo y luego tres más. Me acerqué a la vigilancia del edificio y vi que estaban los vidrios rotos. Les di un casquillo, luego otro y los dos otros a la policía cuando llegaron. Yo los encontré al costado de un contenedor", afirmó en diálogo con C5N Jorge, empleado de un restaurante cercano al edificio donde vive el periodista. 
 
Consultado acerca de por qué les dio los casquillos a los empleados de la garita, contó: "Les dije ´miren lo que encontré´. Yo me acerco a la garita de seguridad donde vive Lanata porque cuando me acerco a la puerta del restaurante veo los vidrios rotos del edificio. Pensé que los golpes eran tiros. Ellos me dijeron que lo de los vidrios habían sido piedrazos y me mostraron las piedras". 
 
En este sentido, dijo que no hizo la denuncia en ese momento porque no sabía si le incumbía "sino a la parte de seguridad del edificio". 
 
"Hay gente que revuelve contenedores como en todos lados y enfrente está el parador de Retiro donde hay gente sin techo que duerme ahí y a veces hay disturbios", concluyó.