La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, celebró el primer año del reencuentro con su nieto, Ignacio Montoya Carlotto, quien recuperó su identidad el 5 de agosto del año pasado.

En una entrevista de tono intimista con el programa “Identidad en construcción”, producido por las propias Abuelas para La Imposible, una flamante estación de radio que transmite desde el Espacio para la Memoria ubicado en la ex ESMA, la dirigente de derechos humanos se refirió también al vínculo que fue construyendo con el hijo de su hija Laura Carlotto, que había sido apropiado durante la dictadura y fue criado bajo el nombre de Ignacio Hurban durante 36 años en Olavarría.

“Hubo una repercusión total en el mundo…Se cortó el transito en nuestra sede y en la calle de mi casa en Tolosa”, dijo sobre el momento en que se conoció la noticia y se generó una fuerte conmoción social.

“Le encontré una explicación más o menos racional: fue el triunfo de todos”, ensayó Estela a modo de interpretación. “Con un mensaje de paz, de amor. Involucró a todos, salvo al sector que sabemos que nunca se sintió convocado por los derechos humanos y decían que lo teníamos escondido”.

Consultada sobre el vínculo con su nieto, Carlotto respondió: “Nos estamos conociendo. Es un proceso. Quiero que sea rápido por razones obvias, estoy por cumplir 85 años. Tengo prisa, cuantas más veces nos veamos mejor”.