Tras las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) que se llevaron a acabo en toda la Argentina, hubo algunas sorpresas. Tal es el caso del candidato a intendente de Merlo por el Frente para la Victoria Gustavo Menéndez quien venció en la interna kirchnerista a uno de los eternos intendentes de Merlo, Raúl Othacehé

Habló en Radio la Ciudad y se refirió a su victoria como una “gran reparación histórica” y que “dejamos atrás una historia negra”.

“En Merlo teníamos fama de ser una ciudad muy difícil para militar por las cuestiones que tenían que ver con la persecución política, con el ataque a quienes osaban alzar la voz para decir lo que se pensaba, con muchos compañeros que fueron perseguidos y difamados”, destacó.

“Nosotros nos sentíamos viviendo en un esquema totalitario, que es peor que ser dictador”

En diálogo con La Once Diez afirmó que “nosotros nos sentíamos viviendo en un esquema totalitario, que es peor que ser dictador”. Al respecto, explicó: “El dictador toma decisiones arbitrarias, pero el totalitario va más allá, está mucho más encima haciéndole sentir a todo el mundo que tiene ese control permanente”.

En este sentido, Menéndez detalló que en Merlo “se había generado una psicosis sobre que no se podía hablar por teléfono porque estaban todo los teléfonos pinchados, no se podía publicar en Facebook una foto con alguien porque te estaban espiando”.

Al mismo tiempo, dijo en referencia a Othacehé que “todo hombre que está 24 años en un cargo empieza a confundir lo público con lo privado” y marcó diferencias entre su rival en la interna del Frente para la Victoria y el Gobierno nacional: “Othacehé a mí se me asemejaba más a una especie de malformación dentro del Frente para la Victoria. No tenía nada que ver con los valores por los que se peleaba”.