Cuando Mauricio Macri destaca que la mayoría del electorado demostró en las elecciones del domingo que "quiere un cambio", omite señalar que el 76% no lo eligió a él. Tampoco dice que, dentro de ese 61,6% que no se inclinó por Daniel Scioli en las PASO, son más los que optaron por otras alternativas que por la del PRO en Cambiemos.

El desempeño de Macri el domingo fue peor que el esperado. Las encuestas le otorgaban entre 2 y 5 puntos más de intención de voto que el magro 24,28% que obtuvo finalmente, que le permitió ganar la primaria de la alianza opositora pero lo dejó 14 puntos por debajo del candidato del Frente para la Victoria en la tabla individual y 10 por encima del ganador de la interna de UNA, Sergio Massa.

El menos optimista de los últimos sondeos, el de Hugo Haime, le otorgaba al jefe de Gobierno un 26,2% de intención de voto, seguido por el de Management & Fit que le daba un 26,5% y el de IPSOS que lo ubicaba con el 26,6%. Raúl Aragón, en tanto, estimó que obtendría el 27,2% de los votos mientras que según el siempre generoso Jorge Giacobbe alcanzaría el 29,5%. En el escrutinio final, el candidato del PRO decepcionó a todos.

Más allá de la comparación con la timba de las encuestas, la pobre elección de Macri se ve reflejada concretamente en la comparación con la cantidad de votos que obtuvo el PRO en las elecciones para sucederlo en la Ciudad de Buenos Aires, bastión del macrismo y trampolín electoral del ex presidente de Boca Juniors.

En las PASO porteñas, el PRO logró reunir 882.421 votos, el 47,44% del total (518.018 fueron para Horacio Rodríguez Larreta y 345.201 para Gabriela Michetti), 130 mil más que los 751.557 obtenidos por Macri en la Ciudad en las PASO nacionales. Incluso Rodríguez Larreta, que no logró contener el 5 de julio todos los votos del macrismo, logró más sufragios que su jefe político el domingo. En esa elección general, el jefe de Gabinete porteño logró 832.619 votos, 80 mil por encima de los obtenidos ahora por Macri, que se estiran a 110 mil si se compara con el balotaje (Larreta obtuvo 860.802).

La sorpresa de Vidal en la Provincia

En la Provincia de Buenos Aires, 2.263.430 electores respaldaron la candidatura a gobernadora de María Eugenia Vidal, que fue con las tres boletas de Cambiemos. De esas tres, la opción junto a Macri-Michetti alcanzó 2.000.054 votos. Es decir, la boleta junto a Vidal le aportó a Macri casi el 40% de los votos que obtuvo a nivel nacional.