La designación de Delfina Rossi, de 26 años, en el directorio del Banco Nación generó una polémica por su edad. La joven, master en Economía, será la funcionaria de menor edad de ese organismo, que preside Juan Ignacio Forlón, de 38. Sin embargo, no es la primera economista que asume con menos de 30 años un cargo de relevancia.

El ex ministro de Economía Domingo Cavallo integró el directorio del Banco de Córdoba en 1970, con apenas 24 años. Ese mismo año obtuvo su doctorado en Economía y fue nombrado profesor titular en la Universidad Nacional de Córdoba y en la Universidad Católica de esa misma provincia.

A los 23, el reconocido economista Aldo Ferrer, integrante del Grupo Fénix, fue funcionario de la Secretaría de las Naciones Unidas y en 1958, con 31, se hizo cargo del Ministerio de Economía y Hacienda de la Provincia de Buenos Aires.

Alfonso Prat Gay, que con 37 años fue presidente del Banco Central, a los 33 años fue director de estrategia de tipos de cambio de la banca J.P. Morgan en Londres.

Martín Redrado, que a los 30 años fue designado por el gobierno de Carlos Menem como presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), antes se había desempeñado como director gerente de Security Pacific Bank.

Martín Lousteau fue a los 35 presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires (el más joven en ocupar ese lugar). Antes había sido ministro de Producción bonaerense y, mucho antes, había trabajado como asesor de la presidencia del Banco Central.

La que sorprendió a propios y extraños fue la escritora Claudia Piñeiro, que en su cuenta de Twitter contó que a los 26 años fue directora de un banco. "A los 26 era la número 2 de un banco. Y no era mucho peor que el 1", escribió en un intercambio con otras mujeres que debatían sobre el tema.