Los resultados de las Primarias del domingo 9 de agosto ratificaron una vez más aquello de que la política puede analizarse como una foto estática –en la que se congela un momento determinado y se trazan hipótesis- pero que lo mejor es siempre desconfiar de esas conclusiones. El panorama electoral es dinámico, todo puede cambiar, se pueden profundizar las tendencias que estaban en curso o pueden revertirse; algún acontecimiento imprevisto puede incidir en los humores sociales. Una campaña presidencial, se ha dicho, puede representarse mejor con la metáfora de la película: porque se trata de una secuencia temporal de momentos buenos, regulares, de caída o recuperación. La clave reside en cómo se llega al tramo inmediatamente anterior a la fecha de los comicios. Los números de las últimas PASO -el 38,41% de Daniel Scioli, el 30,07% de la sumatoria de Cambiemos, el 20,63% de Una Nueva Argentina- consolidaron un escenario de tres partes, con el esperado predominio del FPV y dos objetivos diferenciados para la primera y segunda minorías: mientras el oficialismo apuesta a ganar en primera vuelta, la meta de Mauricio Macri es (tratar de) forzar un balotaje.    

Este mapa de las preferencias electorales obliga a cada coalición o frente –sobre todo a las que tienen más chances: FPV, Cambiemos y UNA- a pensar de qué modo hacer realidad aquellos objetivos. Con este interrogante como disparador, cuestión que comprende tanto a Scioli como a Macri y Massa, Tiempo salió a buscar respuestas entre los especialistas en opinión pública. Así, Ricardo Rouvier, Analía Del Franco  y Artemio López evaluaron la foto que resultó de las elecciones del nueve de agosto y analizaron –cada uno con su impronta- lo que intentará hacer cada candidato para cumplir con sus expectativas de máxima. Para el candidato del FPV, primero a ocho puntos de distancia, el dilema parece ser sobre qué sector social y político enfocarse a la hora de salir a sumar nuevos votantes para llegar al 45 por ciento.

"Los votos que necesita Scioli pueden salir del panperonismo. De los sectores peronistas no kirchneristas que se referencian en De la Sota y Rodríguez Saá".

"Al oficialismo le faltan siete puntos, no parece imposible (llegar al 45%, NdR). El tema es de dónde sacar los votos que faltan. En mi opinión, esos votos van a aparecer desde el panperonismo, desde los sectores peronistas no kirchneristas, como (José Manuel) De la Sota o (Adolfo) Rodríguez Saá. Incluso también desde los votos de Massa, porque se va a intentar buscar el 'voto útil' para que la elección termine en octubre", argumentó Rouvier en diálogo con este diario. "Por todo esto, yo creo que la estrategia del FPV en lo que viene va a ser que Scioli salga con un discurso más distante y más independiente del kirchnerismo", completó el sociólogo y analista, quien hasta el 9 de agosto trabajó como asesor en el equipo de campaña del titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez.  

La posición de Rouvier, que pone el foco en la necesidad de atraer al voto peronista 'de centro', contrasta en cierto modo con lo que plantea López, titular de la consultora eQuis. Famoso por su doble condición de encuestador y polemista en los programas de debate político en la TV, López considera que la prioridad número 1 para Scioli y el FPV es  "recuperar los votos de su propia representación", en especial en los territorios favorables al kirchnerismo, como la 3ª sección electoral de la provincia de Buenos Aires, que se corresponde con el sur del conurbano. "Daniel tiene que hacer algo más que ir a buscar votos independientes y es recuperar los votos de su propia representación.  La mitad de los votos al FPV vienen históricamente de los sectores populares. Sin embargo, en las últimas PASO, el FPV obtuvo el 46% de los votos en la sección tercera. El FPV tiene que elevar significativamente ese número justo ahí. Porque las chances de ganar en primera vuelta están, pero para resolverlo hay que mejorar mucho la media de la provincia de Buenos Aires", planteó López.

El sociólogo y editor del blog Ramble Tamble tampoco descarta que la necesidad de incorporar nuevos apoyos provenientes del "electorado independiente" (la franja social no kirchnerista que sin embargo pretende garantías de gobernabilidad y continuidad de ciertas políticas). López advierte que para sumar esos votos "puede no alcanzar con un acuerdo cupular", una frase que alude a las negociaciones bajo cuerda que el sciolismo mantiene con otros sectores de la galaxia justicialista: las tratativas apuntan hacia los cordobeses José Manuel de la Sota y Juan Schiaretti, más el puntano Adolfo Rodríguez Saá. 

Titular de Analogías, Del Franco coincide con que el FPV debe ampliar su base electoral reforzando "el componente peronista" y convocando a aquellos que valoran las capacidades para gobernar y ejercer el poder. "Después de las PASO, en las que la gente suele votar por gustos o por preferencias absolutas, en las generales se tiende a pensar más el voto. Esa ampliación buscada por el FPV podría pasar por el lado de Rodríguez Saá e inclusive por Massa. Justamente, el propio Massa sabe que tiene el caudal de votantes más apetecibles por los otros candidatos, y por eso tratará de retenerlos" vaticina Del Franco. Para la encuestadora, otra necesidad del FPV, sobre todo en el distrito clave de provincia de Buenos Aires (38% del padrón), será "fidelizar" el voto propio que en las PASO eligió a Domínguez. Otra urgencia del oficialismo, sigue Del Franco, será prepararse para una campaña que, al menos en el distrito bonaerense, podría ser "muy tensionante", sin descartar la aparición de nuevas operaciones políticas y mediáticas. "La campaña del FPV debe ser articulada e integrada", subrayó.

 TEXTUALES

«La oposición quiere volver a la flexibilidad laboral con una gran apertura del mercado»

Daniel Scioli 

«Los votos que necesita Scioli pueden salir del panperonismo. De los sectores peronistas no kirchneristas que se referencian en De la Sota y Rodríguez Saá»

Ricardo Rouvier

«La prioridad de Scioli es recuperar el voto de su propia representación»

Artemio López

«Massa sabe que tiene el caudal de votos más apetecible para el resto de los candidatos y por eso buscará retenerlos»

Analía Del Franco