La esposa de Jorge Mangeri, algunos de sus amigos, además de consorcistas del tristemente célebre edificio de Palermo y también peritos forenses, e incluso la titular de una ONG, fueron denunciados por el tribunal que condenó al encargado por el asesinato de Ángeles Rawson. Es para que sean investigados penalmente por sus declaraciones durante el juicio oral.

La investigación sobre Diana Seattone fue pedida por el Tribunal Oral Criminal N°9 para que se la investigue por sus dichos cuando declaró como testigo bajo juramento.

"Mentir es indigno. La ley procesal expresamente libera a los familiares directos de la disyuntiva que implica obrar indignamente o perjudicar a un ser querido. Nadie obligó a declarar a Diana Verónica Saettone y cuando ella decidió hacerlo, se le advirtió que no debía mentir y que podía negarse a contestar aquellas preguntas que, a su juicio, pudieran comprometer la responsabilidad de su marido", sostuvo el tribubal en un escrito publicado el lunes. 

Los magistrados que integran el TOC, Fernando Ramírez, Ana Dieta de Herrero y Jorge Gettas advirtieron en la resolución que "no corresponde al Tribunal considerar las razones que la condujeron a mentir pero constatada la mentira corresponde iniciar la causa judicial en la que se determine los alcances de su responsabilidad".

En rigor, se deberá investigar al ex policía y primo de Mangeri, Cecilio Antonio Saettone; a amigos del portero del edificio donde vivía Ángeles, Jorge Osvaldo Meninguelli y Liliana Graciela Mayorga; y a dos integrantes del consorcio. Pablo Ezequiel Bazán Domínguez y Juan Manuel Cesaretti. por no haber hecho caso a señales claras de Mangeri hacia las mujeres.