La desaceleración de las bolsas chinas y la devaluación del yuan pusieron en alerta a los mercados de todo el mundo y desataron un nuevo lunes negro, similar al generado por la crisis de Wall Street en 2008.

En ese sentido, la caída de la bolsa de Shangai de 8,5% provocó un efecto arrastre en las principales bolsas del planeta, con pérdidas que superaron los 411.000 millones de euros en pocas horas.

Argentina seguirá con sus exportaciones a China porque los productos que adquiere son de primera necesidad para su desarrollo

Al mismo tiempo, el gobierno chino anunció que buscará incrementar sus exportaciones y reducir sus importaciones, lo que despierta el temor de una contracción mundial por tratarse de la segunda economía más importante del planeta. Este panorama, sin embargo, no provocará grandes movimientos en Argentina.

IMPORTACIONES Y EXPORTACIONES ARGENTINAS 

Por un lado, las exportaciones a China pueden verse afectadas en valores por la devaluación del yuan, pero no ocurrirá lo mismo con las cantidades ya que los productos que adquieren son de primera necesidad para su desarrollo económico.

En ese sentido, las exportaciones “pueden verse afectadas por la caída de los precios de las materias primas”, describió Carlos Bianco, secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, que agregó: "Los precios de las materias primas ya vienen cayendo desde antes y es una de las razones del retroceso de las ventas argentinas desde hace un año y medio”.

China abandona las inversiones en Estados Unidos y busca invertir en países industrializados de América latina

No obstante, la cuestión no tendrá gran impacto en el mercado interno argentino: “El Gobierno ha sido muy claro. Cuando no tracciona el mercado externo hay que darle espacio a la política interna para favorecer la demanda agregada y de esa forma mantener los niveles de producción y de empleo”, explicó el funcionario.

Por otro lado, la invasión de productos chinos está descartada ya que el sistema económico argentino regula las importaciones para defender la industria nacional. Además, China es el segundo socio comercial de Argentina y el segundo en inversiones para el desarrollo.

MAYOR INVERSIÓN. Incluso, China busca un nuevo destino para sus inversiones: abandona los títulos del Tesoro estadounidense y se vuelca hacia países industrializados de América latina con inversiones para diversificar el sector. Esto será de gran importancia para Argentina porque es uno de los tres principales países industrializados de la región y al mismo tiempo, es socio estratégico del país asiático.