Por medio de una videoconferencia con el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, y el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner puso en marcha el llenado del embalse de la represa Punta Negra.

Según explicaron desde el Ministerio de Planificación a través de un comunicado, se trata de otro importante hito del Plan Energético Nacional. Punta Negra es el segundo dique del Complejo Hidroeléctrico Río San Juan, que integran también las represas Los Caracoles, El Tambolar y La Olla-Ullum.

La nueva central hidroeléctrica aportará una potencia de 65 megavatios, producidos por dos turbinas tipo Francis, la cual será inyectada en el Sistema Interconectado Nacional.

Asimismo, el emprendimiento tendrá un fuerte impacto en la economía regional al permitir incrementar en 12.000 hectáreas el área cultivable y dará mayor seguridad en cuanto a la reserva de agua actualmente disponible para riego, ampliando la producción agropecuaria fundamentalmente de vid y oliva, de alto valor agregado. En el año 2007 la superficie cultivable en San Juan alcanzaba las 104.000 hectáreas, con las obras de Caracoles y Punta Negra la superficie suma 29.000 hectáreas.

La nueva central hidroeléctrica contó con una inversión de 550 millones de dólares y aportará una potencia de 65 megavatios

La presidenta remarcó que "cuando el ingeniero apretaba ese botón que cerraba la compuerta y comenzaba a llenarse la presa de agua para garantizar ese riego y esa agua y esa energía hecha también con turbinas rusas, ambas, Caracoles y el Tambolar, no estábamos solamente llenando una represa, estábamos llenando las ilusiones y los sueños de miles de sanjuaninos que han visto seca su tierra y que han logrado, a través de un proyecto nacional, incorporarse a un modelo productivo y también a un modelo energético, uno de los vectores del desarrollo y del crecimiento".

Por su parte, De Vido sostuvo que "la central Punta Negra es la segunda Central que construimos en la provincia de San Juan en un período de 5 años lo que constituye un récord en la historia ye n la industria de la construcción en la Argentina", y explicó que fue posible realizarla por el apoyo financiero de la Nación, la provincia a través de su empresa pública de electricidad y por supuesto las empresas contratistas Techint y Panedile, con la tecnología Rusa a través de las turbinas Power Machines que son las mismas turbinas que se van a incorporar a Chihuidos.

"Este es un hito en el plan energético Nacional anunciado en mayo de 2004 por el presidente Kirchner consolidado por usted a partir de la recuperación de YPF para todos los argentinos junto a este año la inauguración de Atucha II el 18 de febrero, la puesta en sincronización con el sistema nacional de interconectado de la central Río Turbio y por supuesto la central Alte. Brown en Bahía Blanca", explicó De Vido que los próximos, ya están en marcha, como la construcción de las represas Kirchner y Cepernic, el gasoducto del NEA si dios quiere para el mes de noviembre", detalló el ministro.

A su turno Gioja señaló que la presidenta "es parte, es cabeza de un proyecto político federal, transformador para bien, que escuchen bien los que hablan pavadas y los que se encargan de generar desánimo, que escuchen bien. Aquí a 1200 kilómetros de esa gran capital estamos inaugurando la segunda presa hidroeléctrica en diez años, que construye su gobierno, aquí en San Juan, con mano de obra sanjuanina, con ingeniería sanjuanina, y con el invalorable y necesario apoyo de su gestión".

La obra cuenta con un túnel de 400 metros de longitud, un aliviadero lateral de descarga libre de 90 metros de longitud, y una presa de grava compactada con pantallas impermeables de hormigón armado de 730 metros de longitud y 120 metros de altura. Ocupó en el pico de obra 1.400 trabajadores.

Los trabajos fueron financiados por el Estado Nacional, con una inversión de 550 millones de dólares, desarrollados por el Gobierno de San Juan y ejecutados por Techint y Panedile.

En 2009 se inauguró la represa Los Caracoles, que aporta 132 megavatios de potencia al Sistema Interconectado Nacional y controla las inundaciones en la zona. En el Complejo Hidroeléctrico Río San Juan también está en construcción el proyecto El Tambolar, aguas abajo del río San Juan, que permitirá aportar 75 megavatios de potencia e incorporar 16.000 hectáreas más a la producción.