El Grupo Volkswagen aumentó su participación en los derechos de voto de MAN, que pasó del 73,76% al 75,03%. El incremento se enmarca en la estrategia del consorcio de generar mayor cooperación en el negocio de vehículos comerciales. El mismo representa, en los últimos años, el segundo pilar económico de la compañía, después de los automóviles.

Hoy, el Grupo Volkswagen es propietario de la mayor parte de las acciones de Scania. Desde el 6 de junio, cuando se efectivice la última adquisición de acciones, poseerá las tres cuartas partes del Grupo MAN. A su vez, esa última compañía tiene bajo su órbita a la empresa Volkswagen Camiones, claro líder en ventas del creciente mercado brasileño.

El Grupo Volkswagen, por su parte, busca aunar esfuerzos entre sus marcas de vehículos comerciales, manteniendo la identidad y autonomía operacional de cada una de ellas.

Con miras a 2018

“Seguiremos la ruta escogida de manera consistente. Eso es esencial para la competitividad y la viabilidad futura de MAN, Scania y Volkswagen”, consideró el CEO de VW, Martin Winterkorn. La semana pasada, la compañía anunció una reorganización de su “estrategia 2018”. La misma incluye el aumento de la rentabilidad de MAN y Scania a través de una cooperación más cercana.

En abril, se presentaron en Guarujá, San Pablo, los camiones MAN hechos en Brasil (Subí un Cambio fue el único medio digital argentino presente en el evento), que ya se comercializan en ese país. En el corto y mediano plazo, la firma los venderá en el resto de Sudamérica. Por el momento, se ofrecen rodados de 440 CV de potencia que complementan la gama de camiones Volkswagen (esa última no superará los 400 CV).

En Argentina, la llegada de MAN dependerá de la aplicación de las normas Euro 5, anunciada para 2013. Más allá de la unión comercial entre MAN y VW, y de la mayor cooperación con Scania, esa última continuará sus operaciones de manera autónoma.