El Papa Francisco anunció mediante una carta que los sacerdotes de todo el mundo podrán otorgar el "perdón" a las mujeres que hayan cometido el pecado del aborto” y estén “arrepentidas de corazón”. Esta decisión generó un gran revuelo en todo el mundo, pero quizá más en Argentina, donde el Congreso de la Nación se resiste a tratar los proyectos para su despenalización mientras que las organizaciones de mujeres presionan para debatir el tema.

La decisión de Francisco sobre el aborto “no me parece un cambio. Sí un intento de acercarse a las realidades que se le imponen” aseguró en INFOnews Elsa Schvartzman, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, una organización que lucha para instalar en la sociedad y en el Estado la despenalización del el aborto en Argentina.

 “El perdón de Dios no se puede negar a todo el que se haya arrepentido” escribió el Sumo Pontífice en una carta que se conoció ayer. “Los derechos no necesitan perdones. No acepto un perdón que también alcanza a genocidas y pedófilos. Que el derecho de las mujeres al aborto sea puesto en el mismo lugar que esos delincuentes no me parece justo”, analizó Elsa Schvartzman. 

"No acepto un perdón que también alcanza a genocidas y pedófilos".

Según la doctrina de la Iglesia Católica, el aborto es un pecado tan grave que quienes lo practican o facilitan son inmediatamente excomulgados. Los sacerdotes pueden absolver al "pecador" sólo por orden de un obispo o del mismo Papa. Aunque en los hechos, hay religiosos, sobre todo en los barrios más populares, que ya otorgaban el perdón a las mujeres. Ahora, con la declaración del Papa, todos los religiosos pueden hacerlo. 

“Me parece que la carta de Francisco está en línea con aggiornar y mostrar una cara más accesible de la política vaticana” finalizó la militante por la Campaña al Derecho al Aborto.

La opinión de católicas

Desde Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) ven con buenos ojos la decisión de Francisco. “Nosotras lo celebramos. Si el líder político de más alto nivel en el mundo flexibiliza su postura sobre el aborto, nuestros legisladores deben tener la valentía de dar el debate” en el Congreso de la Nación, aseguró Marta Alanis fundadora de CDD. De este modo, puede suponerse que la carta del Papa habilitaría el debate a nivel legislativo; aunque aún no hay señales de que ello suceda.

 En su carta, el Papa Francisco diferenció a quienes “viven el drama del aborto con una consciencia superficial” y quienes lo asumen “como una derrota y consideran que no tienen otro camino por donde ir”.

“Francisco les habla a las católicas que se arrepienten. Para muchas de ellas las palabras del Papa pueden ser liberadoras. Pero también hay muchas otras mujeres que lo pensaron y creen que es una decisión moral correcta la que tomaron”, expresó Alanis. La fundadora de CDD calificó a la decisión del Papa como una “flexibilización sutil y delicada” y descartó de plano que se genere un “cambio profundo”, aunque será “liberador” para muchas mujeres que sienten culpa.

Para Estela Díaz, Secretaria de Igualdad de Género CTA, la carta de Francisco “no cambia la la visión de fondo de la Iglesia” aunque deja en claro que la institución “necesita revisar sus posiciones más ortodoxas sobre familia y sexualidad”.