La cuarta jornada del juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA tuvo un claro protagonista: el silencio. Tanto el ex presidente de la Nación Carlos Menem como el ex juez Juan José Galeano se negaron a declarar.

Por un lado, Carlos Menem se comunicó con la sala de audiencia por teleconferencia. "No voy a declarar", dijo desde su casa. El ex presdiente sin embargo la semana pasada había dicho que requería ser relevado del secreto de Estado para poder declarar. Nada de eso sucedió y el senador se llamó a silencio.

Menem está acusado de ser instigador de los delitos de encubrimiento y falsedad ideológica, además de abuso de autoridad.

Galeano tampoco declaró

Juan José Galeano fue otro de los imputados que no quiso declarar. Sin embargo, se leyó su declaración del juicio anterior. En esa ocasión, el ex juez le "hechó la culpa" de su accionar a la SIDE.

Cabe recordar que el el juez participó del pago de cien mil dólares a Carlos Telleldín, quien luego fue preso por la causa AMIA. Sin embargo, Galeano dijo sentirse amparado por formar parte de un operativo especial de la Secretaría de Inteligencia. De este modo intentó despegarse de la maniobra delictiva. Galeano está acusado de peculado (malversación de fondos), entre otros delitos. 


Rechazo a los planteos

Los jueces Jorge Gorini, Karina Perilli y Néstor Costabel rechazaron los planteos de Menem y otros acusados. El abogado de Carlos Menem, Omar Daer, había planteado la nulidad del procesamiento del ex presidente y advertido sobre los impedimentos de su cliente a la hora de declarar porque la información que tenía podía violar el secreto de Estado y perjudicar la relación de la Argentina con organismos de inteligencia de otros países.

El tribunal informó que desde el Gobierno advirtieron que no existía restricción alguna para que Menem "declare cuanto conozca" sobre la investigación del atentado contra la AMIA.

Galeano y los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia también hicieron presentaciones pero fueron rechazadas.