En medio de una celebración que incluyó falafels, shawarmas, humus y, sobre todo, las manzanas con miel que se repartían como deseo de un año dulce y de abundancia, la comunidad judía festejó este fin de semana la llegada del año 5776. Con una jornada a pura música, mucho sol y grandes sonrisas, más de 40 mil personas se congregaron en la Plaza República Oriental del Uruguay (Av. Del Libertador y Austria)para participar de Rosh Hashaná Urbano, el tradicional evento en el que se celebra la llegada del año nuevo judío en la vía pública. 

Según consignó Tiempo Argentino, el encuentro fue organizado por LimudBA, una ONG que promueve el estudio sobre el judaísmo, y contó con distintas actividades para todas las edades: escenarios con música en vivo, cocina típica, charlas culturales, humoristas, stand up y actividades recreativas para chicos. "Es un placer para LimudBA continuar con la organización de los festejos. Gracias al éxito de la última edición sabemos que este es el camino que queremos mantener, el de ofrecer un espacio horizontal y participativo para la reflexión y el debate de lo judío", señaló Fernando Rubín, presidente de la ONG. 

"Mis nietos van a una escuela laica. Somos judíos, pero los padres quieren que ellos elijan su religión por sí mismos. Para nosotros Rosh Hashaná es la oportunidad para un balance del alma  y junto al Día del Perdón -que se celebra diez días después- nos enfrenta a nuestro propio destino", comentó a Tiempo Teresa, que llegó a la plaza junto a su marido Juan Carlos para que los nietos Lucía y Gerónimo disfruten de la cultura judía y aprendan un poco más.

@TSD@

Así, la celebración de amigos y familiares de la comunidad judía que incluyó a ortodoxos y no tanto, tuvo grandes atractivos. El precepto central de esta fecha es el toque del shofar, un antiguo instrumento fabricado con el cuerno de un animal kosher.  Por eso, uno de los más visitados fue el stand de "La fábrica de shofar", donde los chicos podían aprender a construir su propio instrumento. "Su sonido despierta la conciencia y llama a revisar nuestras propias acciones a través del cuerno de un animal que simboliza el arrepentimiento, para que después de esa revisión podamos tomar las riendas para la reparación del mundo",  explicaron los especialistas.  

Esta nueva edición del festejo tuvo, además, un microcine con programación de material audiovisual, donde se pudo disfrutar de una muestra de cine actual sobre judaísmo e Israel. 

También se llevó a cabo el espacio "Limud Express", un punto de encuentro con charlas y debates para reflexionar sobre la responsabilidad individual en la creación de un mundo mejor. Y a su vez, se desarrolló "Limud Textual" para repasar y  aprender aspectos de antiguos fragmentos de la cultura literaria e intelectual judía.

Una jornada de meditación y balance

La celebración que señala con la primera estrella el comienzo del nuevo año judío propone revisar los orígenes y los propios actos para renacer como hombres y mujeres que toman las riendas de su vida. La festividad de Rosh Hashaná marca el comienzo del año de acuerdo al calendario hebreo,  desde la puesta del sol del día anterior hasta el anochecer del día siguiente. 

De acuerdo a la tradición judía, esta conmemoración es el día de la creación del primer ser humano sobre la faz de la tierra y tiene cuatro acepciones: Rosh Hashaná, Iom Ha Din, Iom Ha Zikarón y Iom Truá.