En una nueva audiencia del juicio por encubrimiento del atentado a la AMIA ante el Tribunal Oral Federal 2  se escucharon los testimonios de los imputados Jorge “El Fino” Palacios y los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia.

Quien no habló fue el ex comisario Carlos Castañeda. La declaración del ex subsecretario de Inteligencia del Estado, Juan Carlos Anchézar se pasó para la semana que viene.

Jorge Fino Palacios

El ex comisario a cargo de de la división Operaciones Federales de Drogas Peligrosas dio explicaciones sobre los llamados que hacía avisnado que, a futuro, habría allanamientos. Así, facilitaba el camino a quienes en ese entonces eran investigados, es decir a la familia Kanoore Edul.

"Llamar previo a un allanamiento era algo habitual" dijo Palacios sobre el aviso a Kanoore Edul del allanamiento a su casa.
Palacios está sospechado de ser partícipe necesario del delito de encubrimiento, autor del delito de abuso de autoridad y autor del delito de violación de medios de prueba por los hechos que llevaron a la interrupción fe investigación de la pista que involucraba a Alberto Jacinto Kanoore Edul y a gente de su entorno con el atentado.

Eamon Mullen y José Barbaccia

Luego de la declaración de Palacios, que duró 15 minutos aproximadamente, le tocó el turno a Mullen.
Al ex fiscal se lo acusa de ser partícipe del delito de peculado, es decir de haber estado al tanto del pago a Telleldín. “Se me acusa de ser cómplice con mi silencio”, señaló al tiempo que negó haber estado al tanto de la transacción.

Además, dio a entender que los agentes de la SIDE entendieron que “no cometían delito”.

“Fue la primera vez que trabajé con Inteligencia, siempre trabajaba con la Policía Federal”, señaló.

Entre otros delitos, también se lo acusa de la privación abusiva de la libertad de los ex policías Ribelli, Leal, Ibarra y Barreiro. Con vehemencia y un manejo de su discurso casi teatral, Mullen defendió su postura.

Mullen explicó por qué el consideró correcta la detención de los policías. “Barreda y Bareiro estaban en la casa de Telleldín ¿Yo lo inventé?¿Qué hacían en la casa del prófugo”, señaló.

Tras la declaración de Carlos Telleldín, el 5 de julio de 1996, varios oficiales de la policía bonaerense fueron detenidos (entre ellos el comisario Juan José Ribelli, que es querellante en el juicio) y pasaron años en prisión, hasta que la causa fue anulada por el Tribunal Oral Federal Tres. 

“Bareda y Barreiro comenzaron a trabajar para la SIDE de Stiuso, la pista policial no le cerraba y su voz fue tomada como palabra santa”, señaló así sus diferencias con el ex espía prófugo y denunciado por la AFI (Agencia Federal de Inteligencia).
En síntesis, para Mullen la acusación contra los policías fue correcta.

Quien también declaró y defendió su postura fue el ex fiscal José Barbaccia a quien se le imputan los mismos delitos que a Mullen. El también reivindicó su accionar.