La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, puso este miércoles en funcionamiento por videoconferencia con el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, la central termoeléctrica Guillermo Brown, ubicada en Bahía Blanca. En esta primera etapa aportará 580 megavatios y demandó una inversión de 550 millones de dólares.

La construcción de esta usina es un nuevo hito del Plan Energético Nacional y permitirá fortalecer el suministro de energía en el sur de la Provincia de Buenos Aires, la costa Atlántica y el resto del país.

La central cuenta con dos turbinas de 290 megavatios, con las que genera 580 megavatios a ciclo abierto, a los que sumarán otros 280 con la incorporación de una tercera turbina de vapor (cierre de ciclo) que se anuncia hoy, alcanzado 860 megavatios de potencia final y requerirá una inversión adicional de 350 millones de dólares. Su finalización está prevista para 2017.

Estas dos turbinas equivalen al consumo de 2 millones de hogares del interior de la provincia de Buenos Aires o bien al consumo total residencial de Jujuy, Salta, Formosa, Tucumán, La Rioja, Catamarca y Santiago del Estero.

La central cuenta con dos turbinas de 290 megavatios, con las que genera 580 megavatios a ciclo abierto

El proyecto es una construcción conjunta entre el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios y la empresa generadora AES y fue ejecutado por la empresa contratista Siemmens, con más de 30 empresas nacionales y ocupó 2 mil trabajadores. El 69 por ciento de los componentes son nacionales.

Las obras se ejecutaron en menos de 2 años, marcando un nuevo récord de tiempos en obras de similar envergadura mejorando a las Centrales Belgrano, San Martín y Vuelta de Obligado. ENARSA en representación del Estado Nacional tendrá participación en la operación de la central.

De Vido destacó “la importancia de la central por el lugar donde está enclavada, como polo productivo, industrial, petroquímico y explicó que “junto con la línea de extra alta tensión de 444 km que se está construyendo entre Bahía Blanca y Mar del Plata, dará seguridad energética desde el punto de vista estructural, de transporte y en generación a toda la costa argentina, equilibrando al sistema”.

Este año se incorporaron 1.500 a partir de la concreción de obras estratégicas como la puesta al 100 por ciento de la central nuclear Néstor Kirchner (Atucha II), la central a Carbón de Río Turbio, la represa Punta Negra en San Juan y la termoeléctrica Guillermo Brown.

En la provincia de Buenos Aires en el período 2003-2015 se construyeron 20 centrales con una potencia total de 3.500 megavatios, entre la que se destacan General Belgrano (Campana), Central Nuclear Néstor Kirchner, Guillermo Brown, Ensenada, Villa Gesell, entre otras.