A diferencia de lo que se puede esperar, el gobernador electo de la provincia de Tucumán, Juan Manzur, no señala a su derrotado contrincante, José Cano, como responsable de la crisis que generó la provisoria anulación de las elecciones del 23 de agosto pasado, sino que apunta más arriba. Acusa sin dudar a Mauricio Macri: "Él llegó la noche de los comicios con sus denuncias de fraude que no pudieron probar. Macri implementó un plan premeditado para ensuciar una elección donde el FPV había obtenido un triunfo contundente."

–¿El fallo de la Corte saldó la crisis que se desató cuando se anularon las elecciones?

–Yo entiendo que la disputa política se saldó el día de las elecciones con el sufragio y con el voto del pueblo tucumano. Después vino una operación de prensa instalada a partir de la llegada a Tucumán, esa misma noche del 23 de agosto, del candidato de la oposición (Mauricio) Macri que comenzó a querer embarrar el proceso electoral y denunció el fraude. Después siguieron las presentaciones ante la justicia pero todo terminó con la intervención de la Corte Suprema de Justicia que convalidó el proceso electoral y el triunfo contundente de nuestro espacio político, el FPV.

–¿Usted responsabiliza a Macri en toda la operación política, judicial y mediática?

–El fue el que vino acá y comenzó con toda esta batería de denuncias de fraude, donde ni él ni los candidatos que lo representan en Tucumán, tanto (José) Cano como (Domingo) Amaya, pudieron demostrar. Ahora entendemos que esto fue un plan premeditado para ensuciar una elección donde el FPV había obtenido un triunfo contundente.

"Los tucumanos hemos resistido como hace 203 años, no ya el ataque imperialista de Pío Tristán, sino el de los que querían vulnerar la voluntad popular".

–En ese armado, ¿qué rol jugaron los jueces Salvador Ruiz y Ebe López Piossek?

–Mire, nosotros siempre hemos tenido mucho respeto por el Poder Judicial. No soy abogado, soy médico, pero con los juristas que nos hemos hecho asesorar llegamos a la conclusión de que no hay antecedentes en la historia argentina ni jurisprudencia de estas características como el que firmaron estos jueces. Con considerandos en el fallo que son realmente muy difíciles de entender. Estos distan mucho de tener apego a la ley.

–Los opositores electos no fueron al acto de proclamación. ¿Esto mantiene el quiebre entre las fuerzas políticas? 

–Esto se va a resolver como todo en la política y en la democracia a través del diálogo. Hay que sentarse en una mesa todos los dirigentes políticos para consensuar políticas. La elección es una etapa terminada, ganamos y hoy estamos pensando para adelante. Pensamos en todo lo que tenemos firmado, como el acta compromiso con Daniel Scioli y Carlos Zannini, para ver de qué manera se van a instrumentar y viabilizar, porque realmente los tucumanos necesitamos y lo necesitamos mucho.

–En el acampe del FPV frente a Tribunales se vieron consignas que definían a Amaya como un traidor. ¿No tiene retorno?

–La traición es una palabra muy fuerte que me cuesta pronunciar. Me quedo con lo que me enseñaron a mí, con la lealtad, los valores de nuestro movimiento peronista. Y yo me quedo con la historia y la tradición nuestra. Nosotros vamos a festejar el 17 de Octubre y podremos mirar a los ojos a todos. Habrá otros que no podrán hacerlo. Allá ellos. Pero mire, nosotros, ante el vergonzoso fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, lo único que hicimos fue movilizarnos y de manera pacífica. Fuimos a la plaza y lo único que pedíamos era que respeten la voluntad popular. Mire qué simple. Y los cinco jueces de la Corte, por unanimidad, dieron vuelta un fallo. Habrá que analizar más adelante lo que pasó, pero le digo algo más, los tucumanos hemos resistido como hace 203 años, no ya el ataque imperialista de Pío Tristán, sino el de los que querían vulnerar la voluntad popular.

–Pero hubo algunos errores injustificables como la represión del 24 de agosto.

–Sí, eso es correcto y por eso está abierta una causa judicial, donde los fiscales están investigando para deslindar responsabilidades e identificar a los que cometieron estos hechos con los que para nada estamos de acuerdo y que hemos repudiado con firmeza.

–¿Ante el avance judicial no hubo una, por lo menos, lenta reacción del gobierno de José Alperovich?

–En realidad nos manejamos con mucha prudencia y serenidad. Esto fue lo que primó en el gobierno hasta que llegó el fallo que anuló las elecciones y nos sorprendió a todos. Ahí sí nuestro espacio político, con todos nuestros dirigentes, candidatos electos e incluso aquellos a los que no les fue bien, salimos a la calle porque esto no se podía tolerar. Se pasaron de todo lo previsible y fue un verdadero golpe a la democracia.

–El golpe blando, que le dicen...

–Mire, por lo menos fue una situación inexplicable. Nadie logra entender lo que escribieron estos jueces. A tal punto que uno de los jueces (Ruiz) renunció a la Asociación de Magistrados porque nadie salió a defender ese fallo ni a avalarlo. El hombre renunció, entiendo yo, porque se debe sentir muy incómodo de participar de una asociación que lo dejó solo después de la barbaridad que escribió.

–¿Merecen un juicio político?

–Eso no es resorte nuestro. Habrá que ver en la instancia que corresponda. Hasta ahora no hay ninguna presentación.

–Usted dijo que no es Alperovich. ¿En qué se diferencia?

–(Ríe) Somos personas diferentes. Usted sabe que a José lo quiero y respeto y todos saben de mi lealtad, pero soy distinto, soy Juan Manzur. Tengo mi propia vivencia, mi experiencia, una impronta personal diferente a la de José. Es así.

–¿Esto se expresará, por ejemplo, en su gabinete? 

–Obviamente, porque tendré que poner a toda la gente que considere indicada para que me ayude a conducir la provincia. Es lógico. Es lo normal lo que tiene que pasar.

–Se lo pregunto porque Alperovich, el día posterior al fallo de la Corte, dijo que no se va. ¿No provocará la imagen del doble comando?

-¡Noooooo! en absoluto. José va a ser senador nacional, tendrá su rol institucional, va a gestionar todo lo que pueda en cuanto a planes y proyectos para que se apliquen en la provincia y acompañar al bloque del FPV en el Senado. Él dijo que estará a nuestro lado para que hagamos el mejor gobierno posible.

–Usted estuvo muchos años trabajando con CFK, ¿qué característica de ella quisiera aplicar en su gobierno?

–El trabajo y las convicciones que tiene. El trabajo por los más humildes y necesitados para generar igualdad. Ojalá lo pueda hacer en mi provincia.