La región latinoamericana reafirmó, como pocas veces antes, su unidad política durante la 70º edición de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas. Los presidentes de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Cuba, Ecuador y Venezuela, entre otros, destacaron en los distintos foros en la sede de la ONU la condición de continente de inmigrantes frente a la crisis que se vive en Europa, elogiaron los acuerdos políticos entre Cuba y los Estados Unidos o el gobierno de Colombia y las FARC y reclamaron un cambio de orden global en materia económica pero también en la distribución de poder en los organismos de gobernanza mundial.

Esa unidad de pensamiento político que mostraron Cristina Fernández, Dilma Rousseff, Evo Morales, Raúl Castro (que participó de esta cumbre por primera vez), Rafael Correa y Nicolás Maduro es una muestra también del grado de cohesión que han alcanzado sus pueblos, frente a una Europa dividida en medio de la crisis de los migrantes y los duros planteos que recibió el gobierno de Washington por su rol en los conflictos del Medio Oriente.

Pero además Latinoamérica llegó hasta Nueva York con el agregado adicional que puso patas para arriba los esquemas tradicionales del foro de la democracia global. El Papa Francisco, como Raúl Castro o Cristina Fernández mas tarde, reclamó el fin de la dictadura de las finanzas sobre la vida de los hombres y lo hizo en la cuna del capitalismo global. Su presencia generó un interés muy pocas veces visto en los 70 años de existencia de la ONU.

Sin embargo, mientras no se reformule el esquema de distribución de poder global que surgió luego de la Segunda Guerra Mundial a mediados del siglo pasado y todavía está vigente en las Naciones Unidas, con su impresentable Consejo de Seguridad, pero también en el Fondo Monetario Internacional y otros organismos multilaterales; la sede de la ONU apretada entre la costa del East River y la avenida 1 de Manhattan seguirá siendo cada septiembre la capital internacional de la hipocresía y el doble estándar diplomático.