La declaración jurada presentada ayer por Mauricio Macri ante la Oficina Anticorrupción mostró que gran parte de su fortuna está en las acreencias, esto es, en el dinero que les prestó a otras personas. El más beneficiado por la generosidad del jefe de gobierno porteño y candidato presidencial de la alianza Cambiemos es el empresario Nicolás Caputo, quien también es el más beneficiado por la obra pública en la Ciudad desde que asumió el PRO.

Según informó el propio Macri, le prestó 18,5 millones de pesos a Caputo: al comienzo de 2014, le había dado 9 millones y hacia el final del período duplicó la cifra. "Él venía declarando eso siempre desde su primera declaración jurada. Es un poco absurdo. Todo el mundo sabe que Caputo es una de las personas más ricas de la ciudad de Buenos Aires, uno de los inversionistas más importantes, con 1.000 millones de dólares en contratos con la Ciudad”, recordó en Radio 10 la legisladora porteña de Nuevo Encuentro y biógrafa de Macri, Gabriela Cerruti.

En ese sentido, la dirigente señaló que” Macri lo había nombrado jefe de asesores y le pedimos la renuncia por incompatibilidad con la cantidad de contratos". El mismo día de su asunción como jefe de gobierno, el 10 de diciembre de 2007, Macri nombró a su amigo Caputo como asesor ad honorem de la Ciudad. En ese momento, Cerruti presentó denuncias ante la Auditoría y la Justicia porteñas por incompatibilidad de roles, puesto que Caputo pasaba a tener un rol central en el gobierno porteño al mismo tiempo que se mantenía como beneficiario de grandes sumas de dinero en contratos y adjudicaciones directas. “Los ministros y funcionarios que tienen que controlar la ejecución de las obras contratadas por Caputo, ¿qué rigor pueden poner en esa tarea si saben que el empresario es asesor del jefe de Gobierno?”, se preguntó en ese momento. Acorralado por la oposición, Caputo debió renunciar a su cargo aunque siempre mantuvo una fuerte influencia sobre el jefe de gobierno.

Uno de los empresarios más ricos del país, Nicolás Caputo conoce a Macri desde el colegio y fue el que pagó el rescate de su secuestro en 1991

Una rica amistad

Mauricio Macri y Nicolás Caputo se conocieron en el exclusivo Colegio Cardenal Newman de San Isidro en el que ambos se criaron. Tenían seis años y a partir de ese momento se convirtieron en mejores amigos y compañeros de negocios. “Nuestra amistad nació en primer grado, éramos muy inocentes y nos hicimos muy amigos A los dos nos gustaba mucho el fútbol y gracias a eso generamos una ligazón que se mantiene hasta hoy. Yo jugaba de fullback y él de delantero", le confesó el candidato presidencial a Cerruti en su libro "El Pibe. Negocios, intrigas y secretos de Mauricio Macri, el hombre que quiere ser Presidente”.

Consultada hoy sobre el préstamo millonario de Macri a su mejor amigo, Cerruti deslizó que el préstamo a Caputo "disfraza algo" porque "no se le presta $ 18 millones a la persona más rica de Buenos Aires".

"Hay otra historia en el medio, no le prestó para pasar las vacaciones en familia, estamos hablando de algún manejo financiero de los dos para blanquear ingreso o egreso de dinero", advirtió.

Cerruti indicó además que Macri y Caputo tuvieron negocios juntos. "Caputo pagó el rescate cuando Macri estuvo secuestrado. Fueron socios en Mirgor S.A., una de las empresas más grandes de Caputo, que se fundó en los '90, y es una empresa de aires acondicionados para autos y que ahora hace aires en general, que tras el nivel de consumo y las millonadas de dólares aparece la aspiración presidencial", remarcó.

La oposición advierte que Macri y Caputo buscan "blanquear ingreso o egreso de dinero no declarado"

Como informó la Revista Veintitrés en agosto de este año, la amistad con Macri le dio frutos económicos de peso a Caputo. “Sus contratos con el gobierno porteño, que hasta diciembre del 2007 apenas alcanzaban los 120 millones de pesos, se multiplicaron casi por diez bajo la gestión de Macri, trepando a 971 millones por la adjudicación de 14 licitaciones para limpieza de hospitales, reparación de escuelas y mantenimiento de espacios verdes”, publicó el periodista Lázaro Llorens. Y eso no es todo: “A las anteriores adjudicaciones hay que sumarles más de 100 millones de pesos en reactualizaciones de precios, demasías, y adicionales a la obra otorgados a las empresas de Caputo. Todas fueron aprobadas de manera exprés, mediante simples resoluciones ministeriales”.

Como si fuera poco, Caputo fue también el padrino del casamiento entre Macri y Juliana Awada el 22 de noviembre de 2010.