Argentina está liderando la llamada "cuarta revolución industrial" o "industria inteligente", que hace referencia a una nueva manera de organizar los medios de producción en base al aprovechamiento de las herramientas tecnológicas, sostuvo la titular de la filial local de la empresa de tecnología Oracle, Silvia Tenazinha.

"Argentina está liderando estos procesos", dijo la directiva en diálogo con Télam, y puso como ejemplo la tecnología que utiliza el programa de créditos para la vivienda PROCREAR, que procesa alrededor de 140.000 expedientes en línea.
También señaló otros casos del sector privado especialmente en el ambiente bancario, supermercadista y de empresas de servicios que actúan esencialmente en línea.

"La tecnología te hace cambiar los negocios", sostuvo Tenazinha, cuya clientela en la Argentina está integrada en un 20% por el sector público y otro 20% por PyMEs de menos de 50 empleados.

Oracle, una firma tradicionalmente proveedora de grandes empresas, desplegó en los últimos 10 años distintas estrategias para acercar su propuesta a las PyMEs, "hoy el cloud -la nube- te permite igualar en oportunidades a una PyME con una gran corporación; es un gran habilitador".

Respecto de la situación del negocio en sí, Tenazinha destacó que la empresa con sus costos en dólares, porque provee también de hardware a sus clientes "vende en pesos y en cuotas fijas" lo que para colegas del sector es "casi como un Ahora 12".

La directiva dijo que es "una forma de apoyar al país" y que resulta un buen negocio si se suma "volumen de juego".

Además, con los componentes dolarizados y el margen más chico de rentabilidad, Oracle Argentina cuenta con la "exportación de servicios" y el "valor agregado del talento argentino" para equilibrar los números.

La empresa tiene en la Argentina un Centro de Desarrollo que generó el producto BPM que se vende en el mundo, y el centro de Consultoría desde el cual llevan adelante la implementación remota de los productos de la empresa en cualquier punto del planeta.

En estos centros "son todos profesionales, recursos humanos argentinos muy innovadores, que se animan con proyectos diferentes y que claramente no son un commodity, son valor agregado", remarcó.

Coincidió en que hay un faltante de recursos humanos para esta industria pero destacó que en la Argentina hay "mucho conocimiento técnico" al cual se le puede "sumar las capacidades para trabajar con tal o cual tecnología".

Entre las actividades anuales de la compañía figura el reclutamiento de estudiantes universitarios del último año de distintas carreras, que reciben un año de entrenamiento en la empresa.

Consultada por el impacto en los negocios tecnológicos del año electoral, aseguró que "los clientes privados siguen invirtiendo en sus proyectos; puede que haya alguna merma en el sector público".