La fiscal federal Paloma Ochoa impulsó la causa en la que el ministro de Cultura del Gobierno porteño, Hernán Lombardi; el integrante del Consejo de Promoción Cultural de la Ciudad, Facundo De Almeida, y el presidente de la Fundación Pensar Argentina", Matteo Goretti Comolli, fueron acusados por el presunto delito de "lavado de activos". La representante del Ministerio Público describió en su dictamen un complejo mecanismo por el cual salían de las arcas públicas fondos para "mecenazgo" de actividades artísticas e ingresaban después de una suerte de triangulación en la Fundación Pensar Argentina, que se promociona a sí misma como "una usina de ideas del PRO".

La causa está ahora en manos del juez federal Ariel Lijo. Será él quien deberá determinar cuánto avanza en la investigación.
El 19 de setiembre pasado, Tiempo informó que la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) había denunciado ese supuesto mecanismo de financiamiento de la Fundación Pensar. Goretti Comolli "se encuentra denunciado en distintas jurisdicciones por presunto tráfico y comercialización ilícita de piezas arqueológicas". En marzo pasado, el juez federal de Córdoba Ricardo Bustos Fierro lo sobreseyó en una de esas causas, pero según la denuncia de la Procelac persisten otras investigaciones.
Goretti está vinculado con el Museo de Arte Precolombino e Indígena (MAPI) de Uruguay, con la Fundación Centro de Políticas Públicas Aplicadas (CEPPA) -beneficiaria de la Ley de Mecenazgo- y con la Fundación Pensar. Así, según la denuncia, obtuvo "entre enero de 2010 y agosto de 2013 por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, aportes en una suma cercana a los 880.126 pesos" para promover la cultura. La suma, según un nuevo cálculo de la fiscal Ochoa, supera el millón de pesos.

El 26 de enero de 2012 quedó registrada "una donación de 150 mil pesos en efectivo por parte de la Fundación CEPPA a favor de la Fundación Pensar Argentina." Nada explica esa donación. La fiscal Ochoa apuntó el impulso de la causa a "determinar si Goretti Comolli utilizó a la Fundación CEPPA, que también presidía, como una plataforma para desarrollar una ingeniería de lavado de activos previamente sustraídos de manera fraudulenta del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y que se formalizaba a partir de la materialización de donaciones" a la "usina de ideas del PRO".

La investigación se extiende a Facundo De Almeida. Se tata de uno de los encargados de aprobar los proyectos (y los fondos), desde su cargo de vicepresidente del Consejo de Promoción Cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos (autoridad de aplicación de la Ley de Mecenazgo). De Almeida es, al mismo tiempo director del MAPI, el museo de Goretti en Uruguay. Funcionalmente, su área en el gobierno porteño depende de Cultura, la repartición que maneja el ex funcionario del gobierno de Fernando De la Rúa, Hernán Lombardi.

La supuesta maniobra investigada es, según Ochoa, "la reinyección en el circuito lícito de los dineros públicos que Goretti Comolli percibiera a través de la Fundación CEPPA y luego desviara de la finalidad que motivara su asignación". El dictamen de la fiscal describe la presunta salida del erario porteño de "al menos 1.302.153 pesos por intermedio de actos administrativos dictados por Hernán Lombardi en su rol de ministro de Cultura del Gobierno capitalino".
"Una vez que dichos fondos resultaban sustraídos de la esfera del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y percibidos por la Fundación CEPPA, no se dirigían al destino para el que fueran suministrados -esto es la promoción de actividades culturales. Por el contrario, se desviaban para finalmente ser reingresados al circuito lícito a fin de financiar a la Fundación ‘Pensar Argentina’”.

Pensar

¿Qué es la Fundación Pensar Argentina? Dice su página de Internet: "Nuestro fin es armar los planes de gobierno y preparar a los equipos técnicos del partido para el gobierno de Mauricio Macri en 2015. Desde 2010 buscamos generar consensos de política pública entre académicos, empresarios, trabajadores, políticos y equipos de gobierno para crear nuevas oportunidades para los argentinos." Entre sus vocales –según consta en la denuncia- aparecen el rabino Sergio Bergman, el ministro de Educación Esteban Bullrich, el ex jefe de La Metropolitana y hermano de uno de los acusados por el escándalo de corrupción en la FIFA, Eugenio Burzaco; uno de los principales adjudicatarios de obra pública en la Capital Federal, Nicolás Caputo; la candidata a vicepresidenta, Gabriela Michetti; el procesado en la "Causa Escuchas" y ex ministro de Educación Mariano Narodowsky; el jefe de gobierno electo, Horacio Rodríguez Larreta; la candidata a gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y otros políticos e intelectuales relevantes como Daniel Chain, Néstor Grindetti, Diego Guelar, Luciano Miguens, Marcos Peña, Federico Pinedo, Alejandro Rozitchner, Diego Santilli, Federico Sturzenegger y Jorge Triacca, entre otros. También, claro está, Lombardi. El presidente Honorario es Mauricio Macri.
Goretti

Matteo Goretti, ex gurú de la Fundación Pensar, ya estuvo procesado por el robo de una valiosa colección de piezas precolombinas del Museo Ambato, ubicado en la localidad cordobesa de La Falda. La denuncia de la Asociación de Amigos de la entidad motivó una investigación que incluyó maniobras de saqueo de patrimonio cultural nacional, falsificación, tráfico de objetos al exterior y responsabilidades que alcanzan a varios funcionarios de Córdoba. A fines de 2013, la Cámara Federal lo sobreseyó. La sentencia no está firme porque fue apelada por el fiscal Enrique Senestrari, quien además, abrió una segunda investigación por tráfico. 

OBJETIVO
La fiscal busca determinar si Goretti Comolli "utilizó a la Fundación CEPPA, que también presidía, como plataforma para desarrollar una ingeniería de lavado de activos previamente sustraídos de manera fraudulenta del Gobierno de la Ciudad, y que se formalizaba a partir de donaciones" a la "usina de ideas del PRO".

El San Martín, una caja de Lombardi para el amigo de Macri
Cinco millones de pesos en diez meses. Eso es lo que recibió Nicolás Caputo, amigo de Mauricio Macri y también su principal acreedor -según consta en la declaración jurada patrimonial del alcalde porteño-, para realizar obras en el Centro Cultural San Martín.

La mecánica de contrataciones directas fue destapada esta semana a raíz de una nota que publicó este diario. Caputo, uno de los principales contratistas de la Ciudad de Buenos Aires, tuvo la "suerte" de ser favorecido con una serie de concesiones por obras que superan los cinco millones. Todo entre agosto de 2013 y junio de 2014. Todo con el aval del ministro de Cultura, Hernán Lombardi.

"La fórmula que usó la directora, Gabriela Bárbara Ricardes, que llegó de la mano de Lombardi, se centra en el Decreto 556, que faculta al Ejecutivo de la Ciudad a disponer de partidas de dinero por fuera del presupuesto", contó Tiempo en su edición del 7 de octubre."

"En abril de 2014 -se escribió en este diario-, se conoció el informe de la Auditoría de la Ciudad en el CC San Martín en el período 2013. Entre otras irregularidades, los auditores encontraron estas anomalías en el manejo y control de los fondos públicos. 'Evidencia debilidades en el manejo de la información operativa, y en la comunicación entre las áreas de la administración. (…) la imposibilidad de brindar información consistente y certera con respecto al total de las locaciones de servicio, tramitadas en 2012, demuestra la falta de rigor en el manejo de la información administrativa'."