El jefe de Gabinete de la Nación y candidato a gobernador bonaerense por el Frente para la Victoria, Aníbal Fernández, sostuvo ayer que la decisión del juez federal Claudio Bonadio de citarlo a prestar declaración indagatoria en una causa por supuesta corrupción dos semanas antes de las elecciones forma parte de una "campaña sucia". El funcionario acusó al magistrado de "querer formar parte de la oposición".

Según consignó Tiempo Argentino, Bonadio ya tiene en su haber una maniobra similar, que se retrotrae al 2013, cuando entre las PASO y las elecciones generales de medio término procesó por "abuso de autoridad" al entonces secretario de Comercio, Guillermo Moreno, por multar a consultoras privadas que difundían índices de precios al consumidor diferentes de los oficiales que registraba el Indec. 

En declaraciones a la prensa durante su visita a la ciudad de Mar del Plata, el jefe de ministros aseguró: "Lo único que puede haber provocado esta medida es que algunos se regodeen con lo que plantea el juez, o que en todo caso, 'mi amigo' el juez quiera formar parte de la oposición".

El viernes, Bonadio tomó la insólita decisión de citar a Fernández, al ministro de Salud, Daniel Gollán, y a su antecesor en el cargo y actual gobernador electo de Tucumán, Juan Manzur, por supuestas irregularidades en las licitaciones que se realizaron en el Plan Qunita por el cual se entrega un kit de productos para bebés recién nacidos a las mujeres que reciben la asignación por embarazo.

La nueva maniobra de Bonadio coincide con un revés judicial que recibió el jueves pasado cuando la Cámara Federal porteña decidió anular su accionar en otro expediente que involucra a Moreno.

Fernández explicó algo elemental: "Cuando se decide llevar adelante ese plan de inclusión, no era jefe de Gabinete." "Se preparó un pliego, que yo no hice; se llamó a licitación, que yo no llamé; se receptaron todas las propuestas, que yo no recibí; se abrieron los sobres que yo no abrí; se estudiaron las ofertas que yo no estudié; se adjudicaron a los que tenían mejor precio, que yo no adjudiqué", indicó. Agregó que su única vinculación fue posterior, incluso a la participación de la secretaria Legal y Técnica -que analiza el cumplimiento de los pliegos-, al decidir que el plan era viable de ser ejecutado "desde lo presupuestario".

Atento a que faltan sólo dos semanas para las elecciones nacionales, sostuvo que "como nunca en Argentina, por desgracia, estamos asistiendo a una de las campañas más sucias que han existido" de la que "el magistrado ha decidido formar parte". Y a la luz de sus antecedentes, no fue la primera vez que Bonadio decidió impulsar una medida judicial en un contexto electoral.

Entre las PASO y las elecciones generales, al igual que ahora pero en 2013, el titular del juzgado federal Nº11 de Comodoro Py decidió el procesamiento de Guillermo Moreno, entonces funcionario del gobierno nacional, por "abuso de autoridad". La denuncia contra quien se desempeñaba como secretario de Comercio la había realizado Jorge Alberto Todesca, viceministro de Economía durante el interinato de Eduardo Duhalde y presidente de la consultora privada Finsoport S.A. Esa firma y otras habían sido multadas por el área a cargo de Moreno con 500 mil pesos cada una por difundir índices de precios que, según el argumento oficial, eran falsos y como tales causaban distorsiones en el mercado.  En un fallo de 50 páginas, el 17 de septiembre de 2013, un mes y diez días antes de los comicios de medio término, el juez federal no sólo procesó a Moreno y otros funcionarios, sino que consideró también que los índices que relevaban las consultoras privadas podían ser tenidos por válidos.

La nueva maniobra de Bonadio coincide con un revés judicial que recibió el jueves pasado cuando la Cámara Federal porteña decidió anular su accionar en otro expediente que involucra a Moreno. El tribunal de alzada revirtió lo actuado por el juez en una causa que se abrió a pedido del Grupo Clarín, en 2012, por el reparto de merchandising de "Clarín Miente" desde el Mercado Central. La sala I de la cámara consideró de forma unánime "arbitrario" el desempeño del titular del juzgado federal Nº11 en este caso.

Desplazado por parcialidad

Bonadio ya fue desplazado por decisión de la Cámara Federal en otra causa de impacto público porque consideró que tuvo una conducta parcial. Se trata de la causa "Hotesur" que pretende involucrar a Máximo Kirchner en un acto fraudulento. El año pasado, el juez federal allanó oficinas de la familia presidencial cuando el Consejo de la Magistratura impulsaba denuncias en su contra. Para realizar el operativo convocó a la Policía Metropolitana, en una acción que fue duramente cuestionada.  

"La medida dispuesta por el Dr. Bonadio ha causado una violación a su derecho constitucional de defensa en juicio", sostuvo el camarista Jorge Ballestero, en tanto que su colega Eduardo Freiler opinó que se había visto "seriamente comprometida" la imparcialidad que se exige a los magistrados frente al caso concreto.