La jueza en lo Contencioso Administrativo Federal Claudia Rodríguez Vidal dictó ayer una medida cautelar que suspende por seis meses la vigencia de la nueva Ley de Subrogancias, que facultaba al Consejo de la Magistratura a designar jueces sustitutos. Al hacer lugar a un pedido del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires –una entidad afín a la defensa de los intereses de detenidos por delitos de lesa humanidad y de grandes corporaciones- la magistrada ordenó que, hasta que se resuelva el fondo de la cuestión, se aplique el anterior sistema de reemplazos, a cargo de las Cámaras de cada uno de los fueros. El gobierno anticipó que apelará la decisión para rechazar su presunta inconstitucionalidad y mantener vigente la norma aprobada por el Congreso en junio pasado, adelantó Tiempo Argentino.

Hasta el momento, la norma había generado reacciones desde el Poder Judicial y fallos adversos de algunos Tribunales, pero en casos puntuales donde se discutía la validez para aplicar la norma en la designación de jueces subrogantes. Hubo una decena de presentaciones que reclamaron la anulación de los artículos 1 y 2 de la Ley 27.145. Así, la Sala II de la Cámara Federal en lo Criminal y Correccional había emitido dos fallos, lo mismo que un juez en La Plata y la propia Cámara en lo Contencioso, pero en ningún caso las resoluciones habían tenido alcance para suspender la vigencia de la norma.

Rodríguez Vidal se apoyó en estos antecedentes y en sentencias previas emanadas de la Corte Suprema para hacer lugar a la cautelar, y sostuvo que los artículos de la nueva ley "no superan un estándar de principios de imparcialidad e independencia judicial". Calificó de "irrazonable" la facultad de nombrar a jueces suplentes con una mayoría simple de votos del Consejo y la posibilidad de poner en igualdad la elección a magistrados titulares con abogados escogidos de una lista de conjueces aprobada por el Senado.

Para la jueza, la ley "otorga al Consejo de la Magistratura facultades discrecionales para elegir, sin ningún orden de prelación, entre jueces, secretarios o abogados previamente anotados en una lista". Y destacó que la elección por mayoría de votos es una "menor exigencia de la que se prevé, en casos de jueces permanentes, para remitir ternas de candidatos a decisión del Poder Ejecutivo". Aunque en varios tramos reconoció la presunción de legitimidad que tiene una ley después de haber transitado el trámite parlamentario, sostuvo que los argumentos de la entidad demandante sobre “a prima facie verosímiles”.

De todas formas, la titular del Juzgado Contencioso Nº 3 desestimó hacer lugar al pedido de restitución del juez Luis María Cabral –desplazado por el Consejo al término de su subrogancia en la Cámara de Casación Penal- y que originó la ola de oposiciones sobre la norma. Supeditó la vigencia de la cautelar a una resolución de fondo, que se pronuncie sobre la inconstitucionalidad, pero según confirmó Tiempo, el gobierno y el propio Consejo presentarán una apelación a la resolución para revertir lo dispuesto por Rodríguez Vidal.

Luego del fin de la subrogancia de Cabral –que incluyó una marcha a su favor de un sector del Poder Judicial- el Consejo había logrado desactivar las objeciones a la norma a través de la aprobación de las subrogancias dispuestas por las Cámaras en la mayoría de los fueros.